9 oct. 2020

Seis pasos para crear el hábito del yoga.

No importa si eres nuevo practicando yoga o si te estás reincorporando y comprometiendo nuevamente con esta disciplina, en esta entrada en colaboración con 2x3 queremos darte seis pasos que te pueden ayudar a crear el hábito para disfrutar de esta práctica diariamente.


Si quieres hacer del yoga una parte constante de tu vida, estos consejos te ayudarán a lograrlo.

1. Mantén expectativas realistas

No hay nada de malo en soñar en grande cuando se trata de formar un hábito, pero es más útil dividir la meta en partes manejables y alcanzables. En otras palabras, pon la barra abajo y comienza con algo pequeño.

Si estás buscando comprometerte con la práctica diaria de yoga, tal vez comiences con cinco o diez minutos al día durante la primera semana, y luego aumentes lentamente ese tiempo. Si te fijas una meta demasiado grande, es probable que tarde o temprano tropieces.

Es fácil desilusionarse y la opción más fácil es rendirse por completo. Incluso si pasas cinco minutos tumbado en el suelo concentrándote en tu respiración, esos cinco minutos de conciencia pueden ser los más beneficiosos de todo tu día.

2. Establece una intención personal

Podría ser útil dedicar unos minutos a reflexionar o escribir sobre qué es lo que necesitas en tu vida en este momento y cómo la incorporación regular del yoga podría ayudarte con esto. Existen innumerables razones para practicar yoga, pero necesitan resonar contigo y adaptarse a tu estilo de vida. El simple hecho de saber que estás haciendo algo bueno por tu cuerpo debe ser motivación suficiente para volver por más, pero todos somos diferentes y tu intención debe ser lo suficientemente poderosa como para motivarte cuando la vida se pone en el medio.

3. Conoce tus números

Es posible que hayas escuchado que se necesitan veintiún días haciendo algo repetidamente para hacer que un hábito se mantenga, pues parece que este mito mágico proviene originalmente de un libro escrito por el Dr. Maxwell Maltz, un cirujano plástico convertido en psicólogo, que observó que después de la cirugía plástica, el paciente promedio tarda unos veintiún días en acostumbrarse a su nuevo rostro.

Al igual que muchas piezas de información que circulan por Internet, esta observación, a lo largo de los años, se ha convertido en un "hecho" que se repite con frecuencia. En un estudio se descubrió que, en promedio, se tarda más de 66 días en formar un hábito, y debes tener en cuenta las palabras "en promedio". En resumen, probablemente sea mejor no poner demasiado énfasis en los números. Todos somos únicos y el tiempo que dedicamos a formar un hábito será diferente para todos. El mejor consejo es tomar las cosas poco a poco, porque cada día es una nueva oportunidad.


4. Elige la constancia sobre la perfección

Los investigadores también encontraron que perder una oportunidad para realizar el comportamiento no afectó el proceso de formación del hábito. En otras palabras, trata de no castigarte si fallas un día. La construcción de hábitos no es una tarea de todo o nada, es un proceso continuo.

No se supone que sea fácil cambiar el comportamiento para que se convierta en parte de tu vida diaria. Si ese fuera el caso, las cancelaciones de membresías al gimnasio en enero no serían tan altas. Entonces, si cometes un error, no todo está perdido, quizá sea más útil pensar que es mejor ser constante que perfecto.

5. Reduce el tiempo de decisión

Es más fácil incorporar algo nuevo a nuestras vidas si no tenemos que cambiar muchas otras cosas para adaptarlo, es por eso que mucha gente elige practicar yoga por la mañana. Intenta colocar tu tapete y configurar su clase la noche anterior. Si practicas por la mañana, ni siquiera tienes que cambiarte de ropa, ya que la ropa para dormir es muy cómoda para hacer yoga.

En otras palabras, reduce o elimina por completo cualquier toma de decisiones, aparte de levantarse un poco antes y practicar. Por supuesto, en pleno invierno, incluso practicar yoga es difícil, en comparación con quedarse en la cama. Pero el hecho es que, si reduces la cadena de eventos y la cantidad de decisiones que deben tomarse de antemano, haces que incorporar este nuevo hábito sea un poco más fácil.

6. No pierdas de vista tu intención

Es fácil perderse entre los árboles, ¡pero no te olvides del bosque! Recuerda por qué estás haciendo este cambio y recuerda también regularmente cuáles son los beneficios de practicar yoga. Lee libros, artículos o blogs inspiradores sobre el tema, escribir tus propios recordatorios o incluso crear un mantra basado en el tema puede ayudarte a mantenerte enfocado en el panorama general.


No hay comentarios:

Entrada destacada

Accede a las Clases de Yoga Online con Pablo Rego desde cualquier parte del Mundo.

Súmate a las clases de Yoga diarias que se pueden hacer en vivo o grabadas . ¡ Haz tu consulta y encuentra hoy la calma y el equilibri...