26 feb. 2020

Gran álbum del destacado trío de música ambient “Marconi Union”


por Pablo Rego | Buceando en las profundidades sensibles de los aspectos más profundos del ser humano, Marconi Union presenta su nuevo álbum “Dead Air”, el décimo trabajo del trío de Manchester que propone un sonido sutil, compuesto por matices perfectamente elegidos para crear unas atmósferas únicas.

Marconi Union ocupa un lugar preponderante en el mundo actual de la música ambient, explorando la música instrumental en un viaje que abarca los géneros electrónica, dub, minimalismo, avant-jazz y ambient. Con un sonido elegante busca destacar a través de sus composiciones llenas de melodías que evocan una amplia gama de emociones.

En “Dead Air” el trío británico fluye con los impulsos creativos, permitiéndose cambiar el rumbo del proyecto mientras aparecen nuevas ideas en el camino. Según cuentan sus integrantes, la idea original del álbum tenía un elemento mucho más rítmico, pero luego de desarrollar bastante el proceso, cambiaron completamente de dirección. Esto está totalmente de acuerdo con la metodología guía de Marconi Union. Las ideas permanecen fluyendo durante todo el proceso de composición, hasta que Talbot y sus compañeros de banda Jamie Crossley y Duncan Meadows finalmente deciden qué les parece correcto. Como tal, “Dead Air es un testimonio sublime de su instinto colectivo.


Desde 2002 Marconi Union ha colaborado con destacados protagonistas de la escena creativa como Jah Wobble, han remezclado a Max Richter y Vok, y han proporcionado bandas sonoras para instalaciones de arte y otros medios visuales. También han tenido su propia música remezclada por Biosphere y el japonés Steve Jansen, entre otros.

El nuevo álbum ofrece una amplia evidencia de una banda en su mejor momento. Marconi Union todavía suena vital y original, entusiasmado por las posibilidades que la música tiene para ofrecer. "Nunca hemos querido repetirnos", dice el cofundador Richard Talbot. "Hicimos diez álbumes y llevamos 17 años en producción, pero todavía se siente fresco. Eso ha sido muy importante para nosotros todo el tiempo. Siempre estamos buscando hacer cosas nuevas".

En cuanto al título del álbum, Talbot dice que el atractivo de la frase "aire muerto" (dead air) radica en su ambigüedad: "No solo tiene la connotación de radio, sino que también sugiere algún tipo de problema ambiental ominoso. Esa frase tiene un cierto ambiente que fue muy atractivo para nosotros".


Hasta la fecha, la pista más exitosa de Marconi Union  es “Weightless” del disco “Ambient Transmissions Vol. 2”. Considerada como "la pista más relajante del mundo", "Weightless" encabezó una lista realizada con rigor científico de las piezas musicales más relajantes de todos los tiempos, desprendiéndose de dicha investigación que esta música puede disminuir la frecuencia cardíaca, reducir la presión arterial y disminuir los niveles de cortisol.

"Weightless" pasó 156 semanas en el Top 10 de las listas de ventas de Billboard Digital Song y ocupó el puesto número 1 durante 37 semanas. La pieza también pasó muchas semanas en ITunes Electronic Music Chart, las listas independientes del Reino Unido, las listas europeas y australianas, y encabezó constantemente la lista de los más vendidos de Amazon Ambient Music.

El nuevo trabajo de Marconi Union, “Dead Air”, que cuenta con una presentación en LP de Vinilo es un álbum que destaca la sensibilidad, los climas reflexivos e introspectivos, resaltando las expresiones sutiles en un clima de confort emocional que resulta una pausa creativa y a la vez plásticamente agradable para tomar un descanso del inquieto mundo contemporáneo.   

Pablo Rego
Crítico musical.
Profesor de Yoga

Compra “Dead Air” a través de nuestros enlaces de Amazon España. También está disponible la versión Vinilo del álbum.

Compra “Dead Air” a través de nuestros enlaces de Amazon USA y Américas. También está disponible la versión LP de Vinilo






25 feb. 2020

22 feb. 2020

Falleció Tao Porchon-Lynch, la Instructora de yoga que enseñó hasta los últimos días de su larga vida de 101 años.

Con ciento un años de edad cumplidos la Maestra de Yoga y bailarina de origen francés Tao Porchon Lynch abandonó el plano físico el 21 de febrero de 2020. Hace casi un año compartimos este artículo que cuenta la historia de cómo llegar a vivir largo tiempo y de manera saludable la experiencia de la vida en la tercer dimensión.

Tao Porchon-Lynch, la Instructora de yoga que sigue moviéndose y bailando a los cien años. (Yoga sin Fronteras Magazine 17/04/2019)

AP/ New York | "Un instructor de yoga de cien años de edad no tiene planes de dejar de practicar y enseñar".

Foto©AP
En un día de primavera en Hartsdale, un suburbio del norte de la ciudad de Nueva York donde dirige sus clases, Tao Porchon-Lynch narró que se encontró con la antigua práctica a los 7 años de edad en su India natal. Caminando por una playa quedó estupefacta al ver a un grupo de chicos que practicaban yoga. Cuando su tía le dijo que los movimientos "no eran femeninos", ella respondió: "Si los niños pueden hacerlo, yo también puedo".

Cuando Porchon-Lynch era una adolescente que ya enseñaba yoga, pudo explicar cómo respirar de una manera saludable, especialmente a las personas que se sentaban adoptando malas posturas.

"Yo dije: 'Estás aplastando tus pulmones. Tus pulmones no están abajo en el ombligo, están arriba'", relató.

Ella también tiene un consejo para sí misma. “Cuando me levanto por la mañana, miro el sol y digo: 'Este va a ser el mejor día de mi vida' y acaba siéndolo. Siempre lo es”.



A principios de este año, el primer ministro hindú, Narendra Modi, le otorgó el prestigioso Premio Padma Shri por sus logros excepcionales.

A pesar de los cuatro reemplazos de cadera, ella también hace bailes de salón en el estudio de baile Fred Astaire. Y ha aparecido en el programa de televisión "America's Got Talent".

Porchon-Lynch vive sola en su departamento suburbano, pero cuando es necesario, tiene un círculo de atención que incluye a los estudiantes actuales y formados y amigos, además de los miembros de una sociedad vitivinícola en la que participa.

"Su vida es un camino de yoga", dice Sylvia Samilton-Baker, su estudiante de yoga que también es instructora. Y eso se reduce a simplemente a respirar, lo que mantiene a Porchon-Lynch ágil cuando se acerca a los ciento un años de edad que cumpliría el 13 de agosto.

"El aliento nos está enseñando, escúchalo", dice ella. “Siente cómo tus pulmones se expanden hacia afuera, estira tus manos hacia el techo y siente la energía allí. Respira el aliento de la vida y exhala paz".

Fuente: AP/New York -  Artículo original en inglés por Por Ted Shaffrey y Verena Dobnik









21 feb. 2020

El bostezo en la clase de yoga.

por Pablo Rego | Es habitual que alguno de los presentes en la sesión de Yoga bostece, esporádicamente, una vez cada tanto o siempre, sobre todo al llegar, y a veces durante un largo rato de varios minutos. Es una situación que se repite y da para el comentario ya que, aún sin tener sueño o no sentir que sea un momento adecuado para el bostezo, éste aparece sin pedir permiso y se instala como un elemento más de la clase.


Foto © Bruce Gatland - FreeImages
Algo interesante del bostezo es que no es privativo de los seres humanos y que tiene un elemento primitivo que nos invade al realizarlo. Luego, la racionalización del hecho nos lleva a pensar en por qué lo hacemos, sobre todo cuando sentimos que no es el momento apropiado para ello y puede que hasta nos incomode si estamos rodeados de personas que no están bostezando, a no ser que se contagien de nosotros.

Hay muchas hipótesis desarrolladas por los científicos en referencia a este curioso y particular hecho, pero ninguna conclusión contundente que alcance a explicar el verdadero motivo, causa o razón de la existencia o presencia del bostezo. Algunas personas se quedan con una de las teorías y se afirman en ese dato para determinar que el bostezo se debe a determinadas razones, pero los científicos no son concluyentes al respecto.


¿Y por qué se da en la sesión de Yoga?

Una de las hipótesis que podría explicar los bostezos en las clases de Yoga es la expuesta en un estudio publicado en Neuroscience & Biohevavioral Reviews que indica que el bostezo es una forma de comunicación que está relacionada fuertemente con el nivel de empatía de cada individuo. Según el trabajo, ayuda a acercar a los miembros de un grupo. Pero la evidencia a este respecto no es concluyente e inconsistente y es necesaria la obtención de más datos sobre esta relación.

Según otra hipótesis basada en una investigación publicada en American Journal of Primatology, para la que se estudiaron dos especies de lémures, los bostezos pueden estar relacionados a los niveles de ansiedad: estos animales bostezan poco después de ser amenazados por un depredador. Se cree que además eleva los niveles de cortisol, una hormona liberada en respuesta al estrés para mantenernos alerta.

Hay más hipótesis como estas pero que apuntan especialmente a lo biológico. Desde la pura intuición y la observación, hay variables muy diversas que cambian, como por ejemplo el horario de la clase de Yoga, que el practicante que bosteza venga o no cansado o con sueño, etc. Todas estas circunstancias pueden cambiar, pero el bostezador continúa realizando su ritual.

Según las dos hipótesis citadas el espacio dedicado a la práctica de Yoga genera en las personas una sensación de seguridad similar a la que podemos percibir como ideal para descansar, como si fuera el momento de reagruparse, de reunir la manada para reponer fuerzas en un lugar seguro.

De igual manera, si existe un lugar en el que es posible liberarse del estrés, ese es la sala de Yoga, por lo que ante la percepción de esas señales el practicante intuye que es el momento adecuado para descansar y liberarse de la tensión sin correr riesgos.

Según la teoría que da al bostezo la función de reunir la manada, se explicaría así por qué el bostezo es contagioso. Imaginando la situación de la reunión del fin del día, teniendo en cuenta los elementos más primitivos de la constitución del ser humano que aún perduran y se manifiestan, un líder, una guía de todos, el ser responsable de crear el mensaje de que ha llegado el momento del descanso, a través del bostezo daba una señal que se iba replicando hasta asumir la situación con ese sólo gesto.

Cuando nos acostumbramos a dormir, sea la hora que sea, el organismo activa una alarma que nos indica que es el momento de detenerlo todo y descansar. Por esta razón, si la sesión de Yoga nos lleva a relajarnos y liberarnos del estrés, creándonos una sensación similar a la de una buena siesta, el bostezo será inevitable en más de una ocasión.


Otras hipótesis.

La revista N+1, ciencia que suma cita, además de los dos trabajos antes mencionados, otros cuatro estudios sobre el tema del bostezo. Según esta revista existen algunos indicios que relacionan esta acción con la actividad sexual. Un estudio realizado por la Universidad Vrije (Holanda) sugiere que los bostezos tienen un lado erótico, un aspecto sexual. El estudio compara un bostezo con un miniorgasmo, aunque termina concluyendo que cada individuo es totalmente diferente.

Por otro lado, tenemos a Mark Andrews, profesor asociado de fisiología en la Universidad de Lake Erie (Ohio, EE.UU.), quien cree que a pesar de que el bostezo puede ser señalado como una reacción de  cansancio, también es señal de que algo sucede en nuestro cuerpo. Para el científico, este es un reflejo que se produce cuando el núcleo paraventricular (PVN) del hipotálamo detecta insuficientes niveles de oxígeno en la sangre. Este núcleo contiene varios mensajeros químicos que pueden inducir bostezos, como la dopamina, la glicina, la oxitocina y la hormona adrenocorticotrópica, según informa Scientific American.

Según otra hipótesis, que además parece ser la más aceptada y difundida, el bostezo funciona como un sistema de ventilación para nuestro cerebro. Se sabe que nuestra cabeza consume hasta una tercera parte de las calorías que ingerimos y ello se traduce en un incremento sustancial de la temperatura. Al bostezar, una gran cantidad de aire frio entra por nuestra cavidad nasal enfriando la sangre de nuestras venas en esa zona. Casualmente, el aire frio permite mantener nuestro estado de alerta. Dos estudio de la Universidad de Princeton y de la Universidad de Albany (EE.UU.) apoyan esta hipótesis.

Richard Roberts, del Centro de Diagnóstico Genético y Prenatal en Signal Mountain (EE.UU.) explica a NewScientist que la razón es otra. El científico estudió ultrasonidos de una hora de fetos con posibles problemas médicos. Sus exploraciones mostraron que los bebés bostezan e hipan desde las 11 semanas. Asegura que estas acciones reducen la presión en los pulmones y eliminan las redes de tejido que pueden bloquear las vías respiratorias. Además sostiene que estos movimientos persisten en los adultos como un comportamiento sobrante que no sirve para nada.

Más allá de las teorías poco sólidas creadas por los científicos o de las conclusiones que podamos sacar al respecto por el sólo hecho de contentar a la mente con explicaciones racionales, bostezar es uno de esos resabios de nuestro primitivismo, un elemento que aparece en una sesión de Yoga para decirnos que somos también La Naturaleza, que no podemos controlarlo todo y que es importante abrazar todos nuestros aspectos e integrarlos para volvernos más auténticos, más verdaderos, más espirituales.

©Pablo Rego
Profesor de Yoga
Masajista-Terapeuta holístico
Diplomado en Medicina Ayurveda

*Nota: La información científica de esta nota ha sido extraída y reproducida de un artículo publicado originalmente por la revista N+1, ciencia que suma, la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers.



15 feb. 2020

“Horizon of Gold”, un clima musical único.


por Pablo Rego | “Horizon of Gold” es un tema musical del versátil artista norteamericano Ben Leinbach que resulta ideal para crear un clima mágico entorno a la práctica de Yoga. Este tema, y algunos otros fundamentales, me acompaña en mis clases de Yoga desde 2003, año su aparición como una grabación hermosa y excepcional.

Originalmente el tema fue editado por Real Music en el álbum “The spirit of Yoga” y luego aparece en el compilado llamado “Namasté”. Es una pista que cuenta con la intervención de dos artistas de gran reconocimiento dentro de la música New Age como son  Jai Uttal y Manose, quienes dan al sonido de la pista una gran profundidad y variedad de dimensiones.


El Tema.

Horizon of Gold” comienza poco a poco, como el amanecer que se va anunciando y trayendo sus colores y sus luces que proyectan nuevas sensaciones y atmósferas a cada instante. O el atardecer que hipnotiza mientras el sol desaparece con arte y magia detrás del horizonte dejando detrás de sí una sensación de calma profunda, de cambio de renovación y de recuerdo de La vida.

En sus algo más de ocho minutos de duración, la música se va desarrollando en un clima que envuelve como la bruma, con serenos sonidos continuos de sintetizadores, que va conduciendo a un estado de contemplación e introspección. Mientras ese clima llega a funcionar como un puente entre los sentidos y la atención hacia el interior aparecen melodías que vibran en cuerdas de instrumentos que traen mensajes de emociones, pensamientos o sentimientos expresados entre la quietud y con una gran sensibilidad.

Las melodías fluctúan entre la improvisación y la definición de un mensaje claro, como describiendo el horizonte de un lugar sagrado que va llenándose de seres contemplativos o de la contemplación de un Ser pintando el paisaje para captar desde la humanidad la belleza y magnificencia de la naturaleza que nos trasciende.



Impresiones personales.

Esta música llegó a mí cuando realizaba mi programa de radio “Tierra de sueños”, que tocaba la temática de la cultura y la expresión creativa de los pueblos del mundo. La espiritualidad ocupaba un lugar importante entre los temas que presentaba. En torno a todo ello sonaba la música que me enviaban desde cada rincón del planeta compañías discográficas y artistas interesados en formar parte del sonido de la “Música del Mundo”. Ese programa de radio estuvo al aire desde 2002 hasta 2004.

En aquellos tiempos yo ya era practicante de Yoga y me había ido a vivir a las montañas del interior de la bella Provincia de Córdoba en Argentina. Luego, cuando comencé a enseñar Yoga continué creando climas con temas como “Horizon of Gold”, pero en mis clases de Yoga.

De esta época como profesor de Yoga, en mis comienzos por el año 2009 en España, tengo hermosos recuerdos que en muchas ocasiones vienen a mí cuando escucho esta música magnética y profunda, que incluso en estos días como un viejo compañero y amigo, suena en mis prácticas que realizo juntos a mis alumnos de este tiempo.

Un recuerdo en particular es aquella experiencia de llegar a lugares completamente desconocidos para mí, a salas algunas veces improvisadas, con la misión de dar mis primeras clases de Yoga a grupos de practicantes ignotos que esperaban con expectativas e interrogantes mi llegada. Recuerdo ese clima particular de estar en un país diferente del que me vio crecer, sin alcanzar a reconocer completamente mi entorno, rodeado de presencias desconocidas desde la físico, pero cercanas desde lo espiritual. Recuerdo el silencio creado para los ejercicios de “toma de consciencia”, Pranayama o relajación y como lo único conocido para mí “Horizon of Gold” y Yoga.



Pablo Rego
Profesor de Yoga
Crítico musical
Terapeuta holístico
Diplomado en Medicina Ayurveda



11 feb. 2020

Para aliviar los malestares de la indigestión o empacho, “tirar el cuerito” o la piel de la espalda.

por Pablo Rego | No es extraño que nos encontramos frente a la situación de sufrir dolores o molestias en alguna de las zonas por las que pasa el aparato digestivo, producto de excesos en la cantidad de alimentos que ingerimos o por el tipo de comida, muchas veces demasiado pesada para la asimilación de nuestro organismo. Si bien en un organismo medianamente sano este malestar puede pasar en unas cuantas horas, este estado puede llegar a ser muy molesto y la técnica ancestral de “tirar el cuerito”, como se la conoce en muchos países de América, resulta de gran ayuda para liberarnos del mismo.

Foto © Freepik
Aunque esta técnica no reemplaza a los tratamientos médicos que se ocupan de enfermedades en el aparato digestivo ni deben retrasar la consulta a los profesionales de la salud, puede ser utilizada con ciertos recaudos para aliviar las típicas indigestiones producidas por una sobreexigencia del organismo al excedernos en las comidas. Los niños suelen padecer de indigestión o “empacho” (como se define en América Latina a este tipo de dolencias) y es por eso que ancestralmente se recurre a algún sabio (o curandero) que conozca la técnica y la aplique correctamente.

La indigestión.

Más allá de cualquier técnica que pueda ayudarnos a estar mejor más o menos pronto, es importante tomar consciencia de que el origen de la dolencia radica en un exceso o una inapropiada manera de ingerir alimentos o comida. Es por esta razón que los niños suelen padecer de empacho, porque se dan habituales descontroles en lo que comen y ellos mismos eligen el placer de comer que la moderación para no estar enfermos. Pero no sólo ocurre con los niños, muchas veces los adultos repetimos la rutina y nos damos esos “gustos” que pueden resultar caros para nuestra salud.

También ocurre que podemos estar padeciendo la existencia de un virus o bacteria o en presencia de algún trastorno en alguno de los órganos que intervienen en la digestión y, aunque creamos que estamos alimentándonos bien, estemos ingiriendo alimentos de difícil aceptación por parte de nuestro organismo.

Es importante que, si padecemos de indigestión, reconozcamos que debemos dejar que el organismo se alivie lo más naturalmente posible, evitando seguir comiendo pesado o insalubremente, haciendo algo de ayuno, bebiendo bastante líquido, jugos como el de zanahoria o manzana, o infusiones que pueden ayudarnos como el limón, el jengibre o la manzanilla, entre otras.

Los síntomas que pueden llevarnos a solicitar ayuda para aliviar la indigestión suelen ser especialmente dolor de estómago, dolores en la zona abdominal y dolor de cabeza, aunque también acidez estomacal, falta de apetito, diarrea, vómitos, náuseas, gases y sensación de debilidad o falta de energía.


La efectividad de la técnica popular y ancestral.

Si bien algunos fisioterapeutas, los médicos y terapeutas de Medicina Popular China y Medicina Ayurveda y otros terapeutas que utilizan recursos de sanación ancestral practican amasamientos, técnicas de acupresión o acupuntura, frotaciones y presiones sobre la zona entrono a las terminales del sistema nervioso presentes en el abdomen o en la zona lumbar y que afectan al funcionamiento de los órganos abdominales, en especial los intestinos, esta técnica se ha utilizado y utiliza de manera casera, a veces como una herramienta concreta para el alivio de malestares y otras veces como parte de un sistema de curación más mágico, rodeado de otros recursos más difíciles de explicar como la utilización de lazos, cintas o cinturones para medir el abdomen.

El procedimiento de “tirar el cuerito” consiste en tomar la piel (o cuero) de la zona próxima a la columna vertebral, de ambos lados al mismo tiempo, y estirar con un poco de fuerza despegando la piel de esa zona. Se realiza especialmente en la zona lumbar, comenzando por el sacro y subiendo poco a poco. Se pueden tomar entre cinco y siete puntos diferentes para abarcar toda la zona. Una característica de esta aplicación es el chasquido que se escucha en alguno de los puntos de la espalda sobre los que se realiza. Se puede repetir la operación una o dos veces ya que es posible tomar diferentes secciones de la piel cada vez.

En muchas ocasiones se realizan frotamientos con talco sobre la piel, lo que activa la circulación sanguínea y linfática de la zona y prepara a la piel dándole una textura más seca o áspera que favorece el agarre de los dedos para que la maniobra de tirar el cuerito sea más efectiva.


Literatura y bibliografía sobre el tema.

El doctor Roberto Campos Navarro, coordinador de investigación del Departamento de Historia y Filosofía de la Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), escribió el libro “Medir con cinta y tirar el cuerito”, recopilando allí ciento treinta y seis textos médicos que tratan sobre “el empacho” en Argentina, textos publicados a partir del siglo XVIII hasta nuestros días.

Según Campos Navarro tirar el cuerito funciona biológicamente, porque estimula los nervios que hacen que aumenten los movimientos intestinales y se arroje o elimine ese bolo que está produciendo el empacho. Su trabajo, reflejado en su interesante libro de medicina con toques de antropología, sociología y otras ciencias confluyentes “Medir concinta y tirar el cuerito”, se originó en México en los años ochenta, desde donde comenzó a recoger testimonios de como la costumbre de tirar el cuerito se encuentra como una tradición en toda América Latina y es posible seguir su pista hasta la Comunidad Valenciana en España.

Por su aparte Valeria Edelsztein, doctora en Química por la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA), realizó un trabajo de años de investigación sobre el tema de los métodos caseros para curar, entre los que se encuentra el de aliviar las dolencias producidas por indigestión. En base a este material de investigación y sus conclusiones publicó dos libros llamados "Los remedios de la abuela" y "Los remedios de la abuela 2"

Entre lo mucho y muy interesante que relata en sus libros, Edelsztein hace referencia al “empacho”, describiéndolo como una fuerte indigestión. La definición médica académica de empacho puede ser enterocolitis, dispepsia o gastroenteritis, según los síntomas.


Valeria Edelsztein toma como referencia la costumbre que se da, sobre todo en los pueblos o llevada de éstos a las ciudades, de recurrir a, generalmente, una señora mayor que aplicará la técnica de tirar el cuerito como algo místico, mágico o secreto, habitualmente heredado de algún miembro anciano de la familia.

También ella, sugiere que aparentemente estos pellizcos en la piel de la espalda estimulan una formación nerviosa que relaja el estómago, estimula los movimientos peristálticos y ayuda a mejorar la digestión.

Sumados a estos ejemplos que describen esta técnica popular muy difundida en un extenso territorio, la publicación cubanaCuadernos de Historia de la Salud Públicaen su versión impresa n.102 (Ciudad de la Habana jul.-dic. 2007) cita, en susTextos cubanos sobre el empacho” la descripción de un procedimiento llamado ”Quebrar el empacho”, como se lo llama en Cuba y parte de México (Tabasco), a la operación de curar por medio de la maniobra especial de restirar a uno el cuero del espinazo hasta la rabadilla”, texto extraído del Diccionario General de Americanismos de Francisco Santamaría.

La técnica de “tirar el cuerito” es uno de esos recursos ancestrales que se utilizan a diario sin producir efectos colaterales. La acción directa y tangible sobre una parte del cuerpo físico crea la consciencia de que algo está sucediendo al realizarla y sus efectos de alivio casi inmediato hacen que, como fue publicado en una encuesta de 2006, siete de cada diez latinoamericanos crean que es útil para el bienestar de las personas.

©Pablo Rego
Profesor de Yoga
Terapeuta holístico
Diplomado en Medicina Ayurveda




Entrada destacada

Accede a las Clases de Yoga Online con Pablo Rego desde cualquier parte del Mundo.

Las clases de Yoga Online con Pablo Rego son experiencias particulares que reúnen condiciones únicas. El método de tomar clases en lín...