13 nov. 2015

Gemas, piedras semipreciosas y su poder sanador


Gemas para armonización de Chakras en nuestra tienda online
por Pablo Rego |

Los minerales constituyen la manifestación más densa de la energía. Si la luz es tan sutil que se vuelve intangible en el mundo sólido, por el contrario los minerales y sus pequeños trocitos, lo que llamamos gemas o piedras, son perfectamente tangibles, manejables y asequibles en el plano físico.

Las piedras o gemas son constituidas por minerales que, a su vez, han recibido determinado trato por parte de la naturaleza (temperatura, presión, etc.) creando así un elemento físico con unas características determinadas. Estas características pueden verse en su aspecto (cristal, opaco, etc.) y color.

En el mundo de la energía, del cuerpo humano de luz, se determinan diferentes colores para los distintos chakras (centros de energía del cuerpo) tomando en cuenta la frecuencia de la vibración de la luz. Estos colores se encuentran también en la naturaleza dando los colores y también la transparencia a las piedras.

Como recurso terapéutico se utilizan diferentes gemas para armonizar diferentes chakras. Por la frecuencia vibratoria de la gema podemos llevar a nuestros centros de energía a anclarse en la misma frecuencia en la que vibra la piedra.

Las piedras son capaces de absorber o entregar energía, de cargarse y descargarse, a partir de sus propias características. Si tenemos unas cuantas gemas con buena energía (purificadas y sin contaminaciones energéticas) que podamos poner físicamente sobre el cuerpo en la zona de nuestros chakras, podemos tener un recurso interesante para armonizarnos.

En otros artículos hemos hablado de los chakras y su relación con la conducta o las emociones. Aquí profundizaremos en el tema de los colores y su relación con las gemas.



Las gemas, los chakras y los colores.

Cuando hablamos de chakras, de su visualización y sus características tomamos como referencia algunos colores que son parte del espectro electromagnético que ocupa la luz. La ausencia total de luz corresponde al negro (por lo que la piedra negra absorbe más) mientras que la presencia total al blanco o cristal (por lo que la gema entrega más energía). En el medio tenemos una amplia gama de colores que tienen que ver con la vibración del material de la piedra y la franja de luz que despiden o podrían tomar; por ello se puede decir que cada piedra tiene su propia energía o rango de frecuencia de luz.

Al primer Chakra (Raíz) ubicado en la zona inferior del tronco (sacro, perineo) le corresponde el color rojo. Para armonizar este chakra se utilizan piedras de color rojo como el rubí, el granate, el jaspe rojo o algunas negras como la turmalina negra, la obsidiana o el ónix. Las piedras negras su utilizan para absorber energía en caso de excesos.

El segundo Chakra (Sexual-creativo) ubicado un poco por debajo del ombligo (y un poco por encima del Raíz) le corresponde el color naranja. Para armonizar este chakra se utiliza el coral y piedras de color naranja como ágata cornalina, la piedra de luna, el citrino naranja o la calcita naranja.

El tercer Chakra (Plexo solar)ubicado por encima del ombligo le corresponde el color amarillo. Las gemas que se relacionan con este chakra son el ojo de tigre, el ámbar,  la pirita, el citrino o el topacio.

Al cuarto Chakra (Amor – pureza de emociones) ubicado en el centro del pecho le corresponde el color verde (intenso, brillante) Para su armonización se utilizan gemas como la esmeralda, el jade, el ágata verde o el cuarzo verde y, para armonizar de manera sutil, purificando este chakra, se usa muy especialmente el cuarzo rosa.

Quinto chakra (Comunicación del ser en el plano de los sentimientos y las emociones) ubicado en la garganta tiene como referencia el color azul o algunos tonos de violeta. Las piedras típicas para armonizar esta zona son las turquesas, amatistas, aguamarina o lapislázuli.

El sexto Chakra (Intuición) está ubicado en el centro de la cabeza con proyección hacia el centro de la frente. El color con el que se relaciona es este centro de energía es el blanco cristal, es la pureza de la luz y su brillo. La piedra que influye profundamente este chakra es el cuarzo blanco, el cuarzo cristal, el diamante y también la selenita.

El séptimo Chakra (Corona) está ubicado en la parte superior del cuerpo, en la coronilla, y su color es el violeta. Las piedras que se utilizan para su armonización son amatistas, diamantes o cuarzos cristal.

Las convenciones de colores pueden diferir, sobre todo en el color de los dos chakras de la zona alta del cuerpo. A veces el violeta y el blanco pueden intercambiarse. En ambos casos las gemas que se utilizan para el centro y zona alta de la cabeza suelen tener efectos positivos en ambos chakras.

Pablo Rego ©2015
Profesor de Yoga
Masajista-Terapeuta Integral
Diplomado en Salud Ayurveda (Medicina de India)




          

No hay comentarios: