19 jul. 2018

Flautas de madera y naturaleza, meditaciones sonoras de Richard Noll.


por Pablo Rego | Paceful Being (“Ser pacífico” o “estar en paz”) es el nombre del álbum debut del norteamericano Richard Noll, quien toca flauta de madera y se inspira principalmente en la naturaleza. Sus grabaciones son una experiencia personal en la que recrea los ambientes percibidos junto a los ríos y arroyos del norte de Nuevo México.

"A veces estaba al lado de un arroyo burbujeante o una cascada o un lago, otras veces en la cima de una meseta con el vasto cielo, tal vez viendo las nubes y el clima cambiar, esperando un amanecer o un atardecer, escuchando a los pájaros, siguiendo el vuelo de un halcón, meditando, en paz conmigo mismo y con mi entorno. Cuando una nueva melodía venía a mí, la tocaba una y otra vez, para recordarla más tarde en casa. Estaba respondiendo al mundo natural que me rodeaba, y me estaba comunicando, ofreciendo mi canción de flauta como un tributo o una oración ", dice Noll.

En Peaceful Being, Noll recoge ocho de sus canciones con la intención de invitar al oyente a un estado de tranquilidad, de meditación, que pueda inspirar, elevar y nutrirlo espiritualmente Es una música ideal para tiempos de reflexión y procesos internos, como fondo para la práctica de Yoga, meditación u otra práctica diaria, durante masajes u otras sesiones de trabajo corporal, para crear energía de meditación para grupos o como música para crear un ambiente tranquilo.

Aunque este es el primer álbum en solitario de Noll, ha estado íntimamente involucrado en la grabación de música durante los últimos veinte años y es más conocido como colaborador de su grabadora y por la creación de armonías vocales de los primeros álbumes grabados por su esposa, Shaina Noll. En sus últimos trabajos colaboró aún más, arreglando y produciendo, creando las ilustraciones del álbum e incluso grabando y editando la música.

Aunque Noll es intérprete de la flauta traversa, en Peaceful Being,  toca flautas de madera alta y tenor, un instrumento de viento electrónico (el EWI 4000) y teclados electrónicos para crear sonidos de piano, percusión, indonesio y otros sonidos instrumentales.

La utilización de estas flautas de madera responden a que los temas del disco fueron compuestos en sobre este instrumento. “las flautas de madera son un tipo de flauta, una flauta de conducto interno, y generalmente las toco al estilo de una flauta de madera autóctona o indígena "

El título del álbum, Peaceful Being, se puede entender de dos maneras: sentirse tranquilo o como Ser una persona pacífica. Noll dice: "El significado que emerge depende de si la palabra 'ser' se entiende como un sustantivo o un verbo".

"Tocar estas sencillas flautas siempre ha tenido una calidad espiritual para mí", explica Noll. "Cuando toco en la naturaleza o realizo una pieza que escribí inspirado en ella, lo vivo como una meditación o una oración. Espero que los oyentes de mi álbum puedan absorber esos sentimientos y encontrar la música útil para su exploración y crecimiento personal"

©Pablo Rego

Cuando compras en Amazon a través de nuestros enlaces nos ayudas generando una pequeña comisión que nos permite seguir dándote este servicio ¡Gracias!

Peaceful Being está disponible para ser descargado de nuestros enlaces de Amazon España y Amazon USA y Américas.

18 jul. 2018

Jñana Mudra, el famoso gesto del Yoga.

Foto ©  Ksenia Makagonova
por Pablo Rego | EL Jñana Mudra o “gesto del conocimiento” es quizá el más reconocido de los gestos que se realizan en Yoga con las manos. La conexión de los dedos índice y pulgar de cada mano es un símbolo que representa la Unión entre el alma individual (atman) y el alma universal (Brahman).

Este gesto se ha vuelto un icono del Yoga, ya que se utiliza especialmente durante la meditación y eso es quizá lo que más misterio ha causado durante el largo tiempo que la milenaria disciplina lleva desarrollándose en Occidente.

Practicar Jñana Mudra nos permite conectar con la dimensión más extendida del concepto del flujo de la energía, la conciencia y la trascendencia que puede ser alcanzada al sumergirnos en el mundo sutil. Un simple gesto no nos conducirá a la iluminación, pero la práctica del mismo con una intención espiritual profunda seguramente nos acercará cada día un poco.

Realizar este mudra o gesto nos lleva a tener presente la armonía de la conciencia humana representado en el dedo pulgar que al unirse en un círculo cerrado con el índice crea la representación del objetivo del Yoga: la unión del alma del ser con el Todo.

Variantes

Existe una sutil diferencia en la práctica de este mudra, que puede realizarse con las palmas de las manos mirando al cielo, uniendo la punta del dedo pulgar y el índice (manteniendo los demás dedos extendidos) ó uniendo las primeras falanges de los dedos índice y pulgar. La primera forma representa una actitud pasiva y receptiva mientras que segunda manera posee una expresión activa y de entrega.

Foto © Freepik
Manteniendo la misma forma del gesto, pero invirtiendo el sentido de las manos el mudra cambia de nombre. El Jñana Mudra o “gesto del conocimiento” se transforma en Chi Mudra o “gesto de la consciencia” practicado con las palmas de las manos hacia abajo.

Mientras que la práctica del Jñana Mudra alivia la tensión nerviosa del cuerpo, impulsa la memoria, cura el insomnio y regula el flujo de aire en el cuerpo, el Chin Mudra aumenta la energía y la resistencia, mejorando la concentración ayudando a desarrollar la meditación.

Existe también una variante en la posición de las manos: mientras que la más conocida se realiza sentado en posición de loto o con las piernas cruzadas y las manos descansando sobre los muslos o rodillas, puede practicarse también apoyando la mano derecha sobre anahata chakra, en el centro del pecho, mientras que la mano izquierda reposa a la altura de la base de la columna vertebral, sobre muladhara chakra.

Desde el punto de vista energético

La práctica de este mudra crea un flujo infinito de energía, ya que al circular por los canales energéticos que terminan conectándose en la punta de los dedos que se encuentran, la energía fluye sin interrupción.

Esta conexión sutil también tiene que ver con el sentido de la práctica de los gestos que van tocando diferentes terminales o puntos que influyen en la armonización de los canales energéticos que recorren todo el cuerpo humano.

Teniendo en cuenta esta dimensión en la que el infinito se hace presente, si unimos ambas manos, posando una sobre otra en Jñana Mudra, los dos círculos creados por los dedos de ambas manos se unen representando el símbolo del infinito.

El conocimiento puede utilizarse para crear una intensión. Si tomamos la información de un simple gesto podremos alcanzar un estado que nos permita conectar con esos valores que son de suma importancia durante la práctica de Yoga o Meditación.

Cuando esa intención nos abarca durante la práctica nos sumergimos en un estado diferente en el que podemos conectar con la dimensión espiritual, trascender los pensamientos de la mente racional y dejarnos llevar hacia la consciencia pura. En ese lugar, Jñana Mudra y la práctica del Yoga coinciden plenamente volviéndose así, representación y realidad, una misma cosa.

©Pablo Rego
Profesor de Yoga
Terapeuta holístico
Diplomado en Medicina Ayurveda de India

6 jul. 2018

“I´ll be with you”, cercano y profundo. Nuevo álbum de Eamonn Karran.


por Pablo Rego | El cuarto disco de Eamonn Karran editado por Real Music, es el testimonio del desarrollo artístico y espiritual de este artista autodidacta, que ha alcanzado un gran dominio del piano y los teclados reafirmando todo su potencial y brillante crecimiento.

En las melodías del nuevo álbum de Karran se destacan sus raíces irlandesas clásicas mezclándose con arreglos contemporáneos que proponen un viaje en el tiempo a través de una nave estética y sensible que es su sonido brillante y expansivo.

Seguir el viaje propuesto por Karran en “I´ll be with you” (Estaré contigo) es dejarse llevar a una dimensión sutil habitada por estructuras intangibles, repleta de magia y formas perceptibles en el sonido y en el alma.

Cada nuevo disco de Eamonn Karran, de la misma manera que ocurre al escuchar su anterior trabajo “Celticskies”, es un salto al espacio y ofrece la posibilidad de apreciar como la búsqueda espiritual de un ser que se expresa artísticamente con un rico respaldo cultural puede transmitir nuevos brillos y estadios cada vez más elevados. “I´ll be with you” supera las formas anteriormente encontradas volviéndolas más exquisitas y profundas.

Karran, quien luego de mucho luchar entre su querer y poder, pasó años viajando y tocando teclados en muchas bandas que hacían desde rock irlandés hasta blues, pop, rock and roll y en muchas ceremonias civiles y religiosas. Actualmente mezcla música electrónica con fluidas melodías de piano, lo que le permite crear algo único. “Todo lo que compongo proviene directamente de mi alma, y me esfuerzo por transmitir mis emociones en cada canción”.

Los arreglos de este creativo artista para su rico y cromático “I´ll be with you”, mezclan piano y flautas celtas, entremezcladas con hermosas voces en "Requiem" y "The River" para celebrar pasado, presente y esperanzas y sueños para el futuro.


©Pablo Rego

Cuando compras en Amazon a través de nuestros enlaces nos ayudas generando una pequeña comisión que nos permite seguir dándote este servicio ¡Gracias!


I´ll be with you” está disponible en nuestros enlaces de Amazon España y Amazon USA y Américas

27 jun. 2018

El clima interior, clave en la sanación a través del Yoga.

por Pablo Rego | Cuando nuestro cuerpo físico enferma vemos manifestado un largo proceso que ha ido teniendo lugar en nuestro ser. Desde lo sutil a lo denso la energía se desorganiza creando daños físicos concretos en el cuerpo. Para revertir estos procesos es importante liberar esas energías en un clima interior que debe construirse con especial cuidado.


©Fotos: http://www.freepik.com/
La enfermedad.

Más allá de los casos particulares, hay un proceso invisible que no siempre se tiene en cuenta cuando llega el momento de percibir una manifestación de un desequilibrio en el cuerpo físico. Habitualmente la medicina alópata encara un tratamiento a partir del síntoma que es el último eslabón de la cadena de sucesos que hemos ido viviendo hasta llegar a enfermarnos y, como una aceptación cultural, muchas veces tendemos a creer que es la manera adecuada de abordar las dolencias.

Tratar el síntoma sin tener en cuenta los hábitos que hemos tenido en los últimos meses o años es como enfocarse en la punta de un iceberg y desconocer que lo que vemos es una pequeña parte del total del cuadro.

Lo que llamamos enfermedad no es otra cosa que el reflejo en el cuerpo de una serie de hechos que nos han ido aquejando durante mucho tiempo y que al irse sosteniendo, y en consecuencia agravando, emergen manifestándose como un volcán en erupción en alguna parte del cuerpo físico.

Dependiendo de qué situaciones nos hayan aquejado, que emociones o pensamientos hayamos ido acumulando y la manera en la que hayamos atravesado una o varias circunstancias de la vida, la manifestación se dará en una parte diferente del cuerpo.

El clima que crea la enfermedad.

Sin adentrarnos en situaciones específicas que pueden traernos enfermedades, como traumas emocionales fuertes o la exposición a condiciones ambientales insanas, existen un sinfín de situaciones cotidianas que podemos tomar como normales y que, en realidad, no deberían serlo para nuestra salud, como por ejemplo el ritmo de nuestras vidas, la manera en la que tomamos nuestros alimentos, el tipo de trabajo que tenemos, pero sobre todo, la manera en la que experimentamos todo ello.

Por eso es importante que podamos observar que una vida llena de estrés, en la que desarrollamos nuestras actividades cotidianas con prisas, con hiperactividad en la mente y sin unas mínimas pausas para descansar a lo largo del día o dormir lo suficiente por las noches, a la corta o a la larga, va a terminar manifestándose como algún tipo de desorden en nuestro cuerpo físico.

Todo ese estrés nos va a impulsar a realizar nuestras tareas cotidianas, desde el trabajo o estudio hasta las actividades físicas que practiquemos, con un exceso de tensión que va a ir forzando a las diferentes estructuras del cuerpo físico a trabajar en condiciones cada vez más desfavorables.

Enfermedades típicas de estos tiempos como la acidez estomacal, trastornos vesiculares, colon irritable, problemas en la columna vertebral, problemas cardiacos, accidentes cerebrovasculares, infartos, infecciones urinarias, erupciones en la piel, llagas en la boca y un largo etcétera son manifestaciones que responden a nuestro clima interior y a la falta de cuidados que hemos tenido al respecto durante meses o años hasta llegar a padecer dichos síntomas que tienen todos un origen emocional.

©Fotos: http://www.freepik.com/
Las emociones.

Cuando se dice “emocional” no sólo se trata de las dificultades que nos pueda tocar atravesar en relación a nuestros afectos, las relaciones de pareja, con nuestros padres o hijos, a la pérdida de un ser querido, etc.; se trata también de cómo nos sentimos cuando viajamos rumbo al trabajo o a estudiar, cómo nos sentimos al realizar nuestras actividades, cómo nos tratan y cómo nos tratamos en los diferentes contextos que nos toca experimentar durante un día normal.

Cada cosa que hacemos nos produce una impresión diferente y esas impresiones van creando unos reflejos en el cuerpo. El sistema nervioso se ve afectado y se producen contracciones musculares involuntarias, movimientos inconscientes que fuerzan el organismo, hiperactividad de los procesos naturales como la digestión, la respiración o los latidos del corazón.

Si realizamos actividades que nos condicionan emocionalmente día tras día y las sostenemos, sea por la razón que fuera, esos efectos de las emociones sobre el cuerpo físico se irán convirtiendo en un trauma, condicionando la normalidad de las funciones más básicas de nuestro organismo, llevándonos a estados alterados y trayéndonos trastornos concretos que acabaremos llamando enfermedad.

Las emociones van creando ese clima interior que puede conducirnos luego a contaminar, además, nuestras relaciones personales, los momentos de esparcimiento o los dedicados a alimentarnos o al descanso, sumergiéndonos en un estado general en el que difícilmente podamos seguir adelante sin la manifestación de complicaciones concretas.

La sanación a través del Yoga.

Cuando llegamos a padecer una enfermedad o una dolencia en el cuerpo físico es importante comprender que para revertir el proceso que nos ha llevado hasta allí deberemos cambiar los hábitos que producen las emociones que terminan por alterar todo nuestro organismo.

Por lo tanto, si nos entregamos, por ejemplo,  a la actividad física, será muy importante que tengamos en cuenta el estado interno que experimentamos al momento de hacer ejercicios. Muchas veces se practican deportes o ejercicios en un gimnasio en un estado de estrés tal que la tensión contenida en el cuerpo nos conducirá a sufrir lesiones aparentemente sorpresivas.

El Yoga ofrece, o debe ofrecer, la posibilidad de soltar todo lo que hacemos en cualquier otro momento o espacio de nuestras vidas para realizar una actividad física consciente y sin rigideces. El Hatha Yoga (Yoga del cuerpo o Yoga físico) y todas sus ramas deben ser practicados en un estado de calma profunda, sin ningún tipo de estrés, competencia, apuro o urgencias, ya que el cuerpo físico reacciona de maneras completamente diferentes al movimiento bajo presión mental y emocional o sin ellas.

©Fotos: http://www.freepik.com/

Antes de realizar cualquier asana (postura de Yoga) es importante que el practicante esté sereno, que sienta que el ambiente en el que se está practicando está cuidado de estridencias o alborotos mentales como conversaciones sobre temas que puedan generar alteraciones emocionales o que nos retrotraigan a los estados de los que queremos salir.

El practicante de Yoga puede traer consigo problemas físicos o emocionales, pero en la sala de Yoga debe encontrar la posibilidad de realizar una actividad en unas condiciones totalmente diferentes a las que acarrea, pudiendo empezar a ver allí, por contraste, cuáles son las condiciones en la que está acostumbrado a vivir.

Ese clima que puede construirse en el entorno del practicante lentamente se irá volviendo parte de él y será la llave para que pueda comenzar a realizar, aunque sea sólo esa actividad, sin estrés ni presiones de ningún tipo.

La práctica completa de Yoga, incluye la Meditación y Pranayama (control de la energía a través de la respiración), también es recomendable el aprendizaje de una manera saludable de alimentarse y darse masajes. Cambiar el clima interno del ser puede llevar mucho tiempo y es un proceso que nos irá conduciendo de lo más denso a lo más sutil. Ese proceso de toma de consciencia es el que nos irá ayudando a comprender el sentido de todas estas prácticas, más allá del trabajo sobre el cuerpo físico, la respiración y las consecuencias sobre el sistema nervioso.

Es importante la confianza en la actividad, ya que sólo confiando en que algo nos puede hacer bien tendremos los mejores resultados. Yoga nos ofrece más de cinco mil años de historias y experiencias y cada vez más pruebas científicas de los efectos positivos de su práctica.

Cuando se realiza una práctica regular y sostenida de Yoga la percepción de las emociones y del cuerpo cambian y con ello se van desarmando las estructuras físicas, emocionales y mentales que pudieron llevarnos a construir la enfermedad, cambiando el clima con el que veníamos por uno completamente diferente, un clima interior que nos ayudará a desandar el camino recorrido en el pasado.

La sanación no es la cura de una enfermedad, es la toma de consciencia y el cambio de hábitos y estados internos para transformar la realidad de un ser enfermo en otro que sea capaz de reciclarse para encontrar nuevamente aquellos equilibrios que podemos denominar salud.

©Pablo Rego
Profesor de Yoga
Terapeuta holístico
Diplomado en Medicina Ayurveda de India

20 jun. 2018

“Alive Inside the Tank”, una experiencia espiritual entre el sonido y la vibración.


por Pablo Rego | El Nuevo álbum del dúo norteamericano Mysteries of the Night es el registro de una experiencia única. La grabación íntegra de un CD realizada dentro de un gran tanque de acero que crea una atmósfera sonora que parece de otro mundo, produciendo sensaciones diferentes a cualquier otra realidad terrestre conocida, una meditación dentro de la materia que vibra.

La música en “Alive Inside The Tank está compuesta principalmente de melodías improvisadas de flauta que van desde soliloquios a un efecto coral ya que las reverberaciones crean sonidos que hacen que parezca que varias flautas se tocan simultáneamente.

La música pasa de ambientalmente a suavemente melódica, de flotación libre a levemente rítmica, a medida que se agregan la voz y la percusión, desde las vibraciones autóctonas terrenales hasta los tonos religiosos como de catedral, desde las meditaciones personales hasta la espiritualidad universal.

Alive Inside the Tank” propone un viaje a un lugar construido por humanos para un fin que nada tenía que ver con el sonido o la música. Este enorme tanque de unos dieciocho metros de altura por nueve metros de diámetro, -fabricado como un gran tanque de agua por una empresa de ferrocarril en los años 60s y que desde 2015 funciona como un centro para las artes sonoras conocido como “The Tank”-, ubicado sobre una colina con vistas a la pequeña ciudad norteamericana de Rangely, Colorado, ha llamado la atencion de los exploradores del sonido desde los años 70s. Este álbum es el primero grabado como larga duración, editado y distribuido mundialmente  por una compañía discográfica (Silver Wave Records)

La exploración grabada por el dúo “Mysteries of the Night” -compuesto por James Marienthal, que toca flautas nativas americanas, quena, flauta de doble cámara, flauta de plata y percusión y Sarah Gibbons en voz, batería y percusión- es un viaje a través de los sentidos en el que a medida que se fueron conectando más y más con la vibración del sonido se encontraron interactuando con “el tanque” como si fuera un músico más.

Ambos músicos, relacionados con diferentes tipos de géneros como el jazz, las músicas nativas o sacras, fueron experimentando a medida que iban descubriendo lo que el tanque les producía. La reverberanción del lugar les abrió un universo de sensaciones que los fue conectando cada vez más profundamente con vivencias y señales alojadas en el interior del ser.

Alive Inside the Tank” contiene profundos y espaciosos tonos de flauta, vocalizaciones fluidas y espectaculares sonidos y vibraciones de percusión que crean un viaje musical íntimo, intemporal, meditativo y de gran movimiento.

Cuando compras en Amazon a través de nuestros enlaces nos ayudas generando una pequeña comisión que nos permite seguir dándote este servicio ¡Gracias!

"Alive Inside the Tank" está disponible en Amazon España y Amazon USA y Américas

12 jun. 2018

Video: Medio Saltamontes - Ardha Salabhasana

Clase de estudio en la que Pablo Rego explica la manera correcta de armar Ardha Salabhasana, la postura del Medio Saltamontes; una postura que forma parte de la rutina de la famosa serie Rishikesh.

8 jun. 2018

La práctica del Yoga del abrazo.




por Pablo Rego | Cuando practicamos Yoga debemos conectar especialmente con la consciencia y procurar sentir profundamente los movimientos, posturas o respiraciones. Abrazar y ser abrazado con esa misma actitud abre un universo de consciencia y sanación, potenciando el flujo de la energía, desactivando el ego y conectándonos con el amor universal.

El abrazo.

Esta manera de comunicarnos con el otro está arraigada en nuestros aprendizajes más primitivos y profundos. Abrazar a los padres en nuestros primeros tiempos de existencia, abrazar a los hermanos o amigos en la infancia, dar un abrazo espontáneo o como una gran manera de dar algo positivo al otro.

De la misma manera, ser abrazados tiene un origen en nuestras vidas que muy probablemente no recordemos, pero que inconsciente e intuitivamente se vuelve un acto de amor, de cariño, de reconocimiento por parte de los otros.

Para abrazar es necesario tener brazos, lo que nos convierte en unos seres bendecidos con esa posibilidad. Y esa misma característica que nos define como seres abrazantes nos hace vulnerables y, al mismo tiempo, capaces de dar y recibir con sensibilidad lo mejor de nosotros.


El abrazo social.

Conforme avanzamos en nuestras vidas aparecen otras formas de abrazo y muchas veces unas formas cada vez menos abiertas y comprometidas van ganando espacio en nosotros. Entonces el abrazo va dejando de ser abierto, de corazón a corazón, para transformarse en un contacto rígido, de brazos extendidos para mantener las distancias.

Ocurre también que el abrazo va perdiendo protagonismo y vamos dejando de practicarlo; por no querer entregarnos, por miedo, por vergüenza, por desconfianza, nos guardamos los abrazos y dejamos de darlos, y nos pone incómodos que otro intente abrazarnos.

Puede que el abrazo quede restringido a un pequeño grupo de personas de nuestro entorno y que con el paso del tiempo vayamos perdiendo nuestra capacidad de abrazar libremente o, peor aún, de abrazar.

El Yoga del abrazo.

La actitud de consciencia practicada en Yoga, que nos lleva a sentir y estar realmente presentes y conectados con el aquí y el ahora, puede servirnos de gran ayuda para entender que un abrazo fugaz y pasajero, o rígido y sin compromiso emocional, es un abrazo triste, muerto, sin energía y en el que no creamos ninguna magia, ninguna comunicación.

Por ello es importante que al momento de abrazar a alguien, sea conocido o no, cuando nos encontremos en esa situación, permitamos que las rigideces mentales se aparten y que el compromiso con la vida, con la expresión de la energía, con el amor se pongan por delante.

Utilizar los brazos para rodear al otro en lugar de para limitar su avance hacia nosotros y viceversa, sentir que el centro de nuestro cuerpo energético que recorre el interior de nuestro ser es el punto desde el cual nos vamos a comunicar en un abrazo, conectar esencia con esencia, uno con el otro sin miedo, sin desconfianza y con la mejor intención.

El abrazo acerca a los corazones, atraviesa el campo vital y trasciende los límites culturales, emocionales o sociales impuestos por la mente y por ello un buen abrazo es sanador, reconfortante y crea un flujo de energía positiva.

Abrazar como si estuviéramos practicando una asana (postura de yoga) o meditando, conectándonos con la fuente de la consciencia y sin la interferencia de los pensamientos, es la manera en la que el abrazo puede ser profundo y honesto, puede ayudarnos a dar y recibir lo mejor. Como en Yoga, lo que cuenta es la intención.



Efectos de un abrazo.

El abrazo mutuo es una de las formas más directas de comunicación entre dos seres. Cuando nos autorizamos y autorizamos a otros –cuando queremos y nos dejamos abrazar- se da una fusión de las estructuras energéticas de ambos seres. Es una experiencia que va más allá de la mente y puede producir sensaciones y emociones que surgen de la posibilidad de desestructurarnos.

Los cuerpos energéticos y sus chakras (centros de energía) tienen unos condicionamientos mentales que van creando pequeños traumas volviéndonos rígidos y conservadores de nuestro microambiente energético. Así como la práctica de Yoga nos puede conducir a liberar esos condicionamientos y la energía en los chakras, un abrazo verdadero y consciente, en el que nos quedemos hasta que podamos percibir que hay una comunicación verdadera, puede movilizar nuestras estructuras sutiles.

Normalmente, salvo mucha diferencia de tamaño entre uno y otro ser, los cuerpos coinciden bastante en la posición de los chakras de uno y otro cuerpo. Un abrazo hace que la frecuencia energética de cada chakra se encuentre potenciada por más de la misma energía, haciendo que puedan encontrar cada uno una comunicación con más energía del mismo tipo.

Estas conexiones hacen que nuestros centros de energía envíen y reciban frecuencias afines, ayudándolos a sincronizarse y reorganizarse. Un abrazo de algunos segundos generará una sensación de bienestar que será una aproximación a un estado de equilibrio. Pero cuanto más dure el abrazo y, sobre todo, cuanto más consciente se sea de lo que está pasando, si hay entrega y permanencia, el abrazo puede crear una revolución energética profundamente sanadora.

Permitirse permanecer en ese acto sincero es un lujo que pocos se dan y que de multiplicarse entre los habitantes del mundo crearía una consciencia totalmente contraria a la predominante, basada en el temor, la separación y la ignorancia del otro.

El abrazo cotidiano.

Dar un abrazo puede ser un gran acto de generosidad y de amor universal. Hay personas que pueden pasar días y hasta años sin abrazar o ser abrazadas; y muchas veces es muy difícil atravesar esa barrera o rigidez en la que se va cayendo por no practicar el abrazo.

Abrazar con buenas intenciones, incluso con la consciencia de que posiblemente el abrazo que demos sea el único en mucho tiempo que el otro reciba, es una gran forma de practicar la compasión.

Tomar esta forma de comunicación como algo cotidiano –y no por ello superficial- es una práctica que abre el corazón, renueva la energía, genera un flujo energético que resulta una recarga en cada nivel de nuestro cuerpo sutil y nos conecta con una dimensión más consciente y menos racional, dejando de lado el ego y permitiendo que en ese acto, en el que intervienen por lo menos dos seres, ocurran cosas que puedan estar más allá de nuestro control.

Practicar el abrazo como practicamos Yoga es darle a ese hecho una dimensión espiritual. Sobran oportunidades para poder llevar a la práctica el abrazo y es una gran forma de dar y recibir amor desinteresado y universal.

©Pablo Rego
Profesor de Yoga
Terapeuta holístico
Diplomado en medicina Ayurveda de India.

15 may. 2018

“Nuestra voz tiene cuerpo”; consciencia de la voz a través del Yoga.


Mariana Masetto une sus dos pasiones, el canto y el yoga, en una práctica constante y cotidiana. A partir de su experiencia y estudio crea este método de entrenamiento da la voz a través del yoga.

La autora va proponiendo, a lo largo de las páginas de “Nuestra voz tiene cuerpo”, la práctica de diferentes posturas de yoga, explicándolas en detalle para ser realizadas por todo tipo de público, que resultan útiles para la desestructuración del ser, con el objetivo de volverlo más consciente y predispuesto a la evolución integral.

Mariana Masetto plasma en este libro toda su experiencia como artista que lleva grabados cuatro discos desde 2010, todos con sus canciones y su voz como protagonista, pero con mucha presencia del ritmo y la percusión y una gran relación con los elementos de la naturaleza.

Además, y de manera destacable, capitaliza sus vivencias de años como profesora de canto transformándolas en este método que apunta a acompañar al lector a superar sus propios límites o barreras emocionales, mentales o técnicas, al incorporar al entrenamiento vocal la práctica de yoga.

Los estados que Mariana Masetto consiguió experimentar en su práctica de Yoga como cantante son las señales que la autora fue registrando para crear este nuevo universo capaz de aportar un punto de vista novedoso en el área del entrenamiento de la voz.

Nuestravoz tiene cuerpo” es un método que va llevando al practicante a vivir situaciones diferentes, tanto desde el punto de vista físico como desde la consciencia de su cuerpo, mente y emociones.

También contiene información y saberes acerca del cuerpo físico, como la estructura del aparato fónico o el respiratorio que aportan datos precisos de gran utilidad para alguien que se desarrolla o quiere desarrollarse en el mundo del canto. Y de la misma manera acerca al interesado en el mundo de la voz a los conocimientos esenciales del yoga con claridad y fundamento.

Recorrer las páginas de “Nuestra voz tiene cuerpo” resulta una lectura amena y llevadera para incorporar conocimiento teórico y práctico de dos mundos que viven en Mariana Masetto como son el yoga y el canto; mundos que esta particular artista y docente ejercita cada día con excelentes resultados.

Cuando compras en Amazon a través de nuestros enlaces nos ayudas generando una pequeña comisión que nos permite seguir dándote este servicio ¡Gracias!

Nuestra voz tiene cuerpo” está disponible en Amazon USA y Américas y en Amazon España.


©Pablo Rego
Profesor de Yoga
Crítico musical

20 feb. 2018

Video: Postura de la Pinza - Pschimonttanasana - Clase explicativa.

Video en el que Pablo Rego explica en profundidad el procedimiento para armar correctamente "La Pinza" ó Paschimottanasana - Una postura de extensión de toda la zona posterior del cuerpo.




22 ene. 2018

El equilibrio entre el estrés y el aburrimiento en el mundo moderno.


por Pablo Rego | En la actualidad vivimos momentos de tensión provocados por el entorno, pero también nos proponemos planes que nos sumergen en situaciones de tensión. Por otra parte, muchas de las actividades se realizan para contrarrestar el aburrimiento. Pero ¿cuál es el equilibrio para llevar a cabo nuestras actividades y no perder la salud en el intento?

La competencia propuesta por nuestra sociedad productiva y consumista hace que se desnaturalicen principios esenciales y orgánicos de las funciones equilibradas del ser humano. En estos tiempos embarcarse en un proyecto puede ser sinónimo de perder la calma mínima para poder disfrutarlo, ya que a cualquier cosa que emprendamos debemos sumar la presión externa que va en aumento, lejos de pensar en el bienestar de los individuos.

Soltar todo tipo de actividad, dejar de formar parte del juego, alejarse completamente, podría ser una idea que, en un momento de alta presión, represente en nuestro imaginario una salida hacia la calma. Pero, en realidad, aún consiguiendo tomar distancia de todo seguramente encontraríamos un desequilibrio opuesto al de la tensión y, lejos de continuar un camino de rica experimentación y aprendizaje caeríamos en un estado de falta de estímulos y perdida de la alegría; tal vez, podría ser el inicio de una depresión.

Entonces ¿cuál es el punto equilibrado en el que formar parte del juego y, al mismo, mantener un estado de acción justa y aprendizaje enriquecedor?

Para encontrar esas respuestas es importante revisar algunos de los conceptos que han perdido o transformado su significado gracias a los valores que sostienen a las sociedades modernas, pero que no son, en sí mismos saludables para los individuos.

La contemplación, el principio de la sabiduría.

En las sociedades antiguas, algunos términos se utilizaban para referirse a ese espacio intangible en el que instalarse a observar, a contemplar y crear una proyección correcta desde la cual transitar el camino de la vida.

Wu Wei ()

Los chinos acuñaron el término Wu Wei que en ocasiones se traduce como “no hacer”, pero que en un sentido de interpretación filosófica profunda podría traducirse como “no intervenir”, o sea, dejar que las cosas pasen y fluir con ello. Esta puede ser una interesante idea de cuál puede ser la actitud correcta si aceptamos el hecho de la vida, nuestra condición humana de seres racionales y, además, mientras todo sigue en movimiento observar y observarnos para entender hacia dónde ir, una vez que lo tengamos claro.

Una sociedad que premia la hiperacción, la hiperproducción y el hacer indiscriminado, ha ido demonizando la inacción, aunque sea transitoria y castiga a aquel que decide parar por un rato a observar-se.

Ocio ó skholè (σχολή)

Los griegos, padres de la civilización occidental, utilizaban el término “skholè” (σχολή) que podría traducirse como “ocio” o tiempo libre. Luego este término dio lugar al latino “schola” que se traduce como “escuela”  Así, podemos ver como el “ocio” es, en realidad, el momento en el cual podemos aprender. La escuela de la observación, la contemplación y el autoconocimiento ocurre en las pausas del hacer, en su ausencia.

Fueron los romanos, padres de la presión tributaria moderna, los que crearon el término “negocio” o la negación del ocio para ser productivos. Así, se valora más el negocio, ausencia de tiempo libre, que el ocio, ese espacio en el que fluye el conocimiento del mundo que nos rodea.

Cabe destacar que la pereza y el aturdimiento producido por la ocupación del tiempo en actividades evasivas, la televisión, el aturdimiento, etc. nunca formarían parte de ese ocio del que hablamos.

Aburrimiento.

Otro problema con el que parece que debemos lidiar, a partir del principio del hacer y hacer hasta colapsar, es el aburrimiento.

Y aquí, simplemente se trata de observar el término “aburrir” que viene del latín “abhorrēre” (“ab” separación y “horrere” aquello que nos asusta o nos hace perder la calma, como horror) Entonces, aburrirse es mantenerse alejado de aquello que nos hace perder la calma. Negar el aburrimiento es empujarnos a hacer algo, lo que sea, con tal de estar en acción y así, otra vez, perdemos ese estado en el que podemos elegir, observar, y hacer lo que es mejor para cada uno.

Por lo tanto, no hacer, el ocio o el aburrimiento son términos que se han vuelto negativos para nuestra cultura del hacer lo que sea, pero hacer. La importancia de mantener el espacio intangible de la contemplación es capital para entender qué, cuánto y cómo hacer para que la acción sea productiva, en el más amplio sentido de la palabra, y para que el aprendizaje de la experiencia le dé sentido a la vida, a cada día, a cada minuto de la existencia.

Estrés.

Cuando abandonamos, si es que en algún momento estuvimos allí, ese lugar de calma en el que tenemos la oportunidad de contemplar y observar-nos, inevitablemente nos ponemos en acción, ya sea para estudiar, trabajar, emprender un viaje (que no necesariamente incluirá ocio), o lo que sea que hagamos, se pone en marcha el principio de acción y reacción creándose en nosotros una serie de estímulos que crearán un ambiente emocional que nos afectará de alguna manera.

Si comenzamos ese camino de acción y nunca nos detenemos perderemos de vista ese espacio al que podemos volver para observar y seguir. Si nunca nos hemos detenido a observar esta situación y confiamos ciegamente en la acción, como un principio bueno en sí mismo, cada vez nos estaremos alejando más y más, no sólo de ese espacio de calma al que podemos volver sino también de la consciencia de su existencia.

Así, el cúmulo de acciones, muchas veces sin sentido y otras realizadas desde mandatos que ni siquiera hemos cuestionado o nos hemos planteado, van aumentando el nivel de tensión psíquica-emocional hasta la degradación de nuestra integridad, el colapso de nuestros equilibrios y la enfermedad.

Pero como hacer es parte de la condición humana, siempre estaremos haciendo. Incluso no-hacer es hacer algo.

Por ello es interesante matizar el término “Estrés” y, tal como expuso en sus teorías sobre el Estrés el endocrinólogo austrohúngaro Hans Selye (1907-1982), tener en cuenta que muchas de las acciones que realizamos pueden generarnos estrés que puede ser positivo (eustrés) creando emociones intensas, pero saludables propias de experiencias enriquecedoras para nuestras vidas; o puede ser negativo (distrés) propio de actividades degradantes, excesivamente tensas, que están más allá de nuestras capacidades (sobre todo emocionales), en ambientes humanos nocivos, etc.

El eustrés es aquel relacionado con experiencias intensas, pero que al mismo tiempo puede crear sustancias y emociones positivas. Es el ambiente interno propio de abandonar nuestra zona de confort o aceptar retos razonables y es una condición sin la que sería imposible evolucionar, experimentar y profundizar nuestra experiencia vital.

El distrés, en cambio, es aquel relacionado con presiones excesivas, con la falta de descanso, con el hacer inconsciente, con la ignorancia de nosotros mismos para poner límites o elegir qué hacer y qué no.

Para aprender cuáles son aquellas cosas que nos harán crecer y ser seres más completos y sabios es necesario identificar ese lugar en el que podemos permanecer voluntariamente para contemplar y conocernos.

Desde allí podremos luego elegir qué actividades hacer y cuáles no, con la certeza de que ese camino nos conducirá a un estado de mayor bienestar, aún sin saber exactamente cuál será nuestro beneficio o cuán productivo pueda ser en lo material.

La meditación y otras vías para encontrar-nos.

Si existe una actividad creada por el Ser humano que puede ayudarnos a encontrar y a permanecer en ese estado de wu wei, ocio o aburrimiento (del bueno) es la meditación.
El objetivo de esta práctica es la de adentrarnos en nuestro mundo interior, observarnos, conocernos y deshacernos de todos los condicionantes que durante siglos se han ido filtrando en nuestro inconsciente y que hemos heredado a través de la instrucción cultural y social.

De esta manera podremos ir yendo hacia un centro profundo tendiente al equilibrio total (centro absoluto) desde donde dar cada paso, experimentar más o menos intensamente lo que sea, permaneciendo en ambientes internos positivos y aumentando nuestros niveles de alegría, bienestar y salud.

Por supuesto que hay otras maneras de ejercitar la contemplación y alimentar ese espacio sagrado desde el que partir hacia la acción cuidando el equilibrio interior. Las disciplinas artísticas, la filosofía o la incorporación consciente de conductas que nos permitan soltar los condicionamientos externos, además de diferentes terapias que pueden ayudarnos a encontrar ese espacio personal, pueden resultar caminos diferentes para llegar al mismo lugar.

Es fundamental darnos tiempo y espacio físico, mental y emocional, para construir ese ambiente. Sólo tomando consciencia de lo fundamental que es contar con ello en nuestras vidas podremos dedicar tiempo y energía a cambiar o adoptar los hábitos necesarios para relacionarnos conscientemente con nuestras verdaderas necesidades, con nuestros potenciales, talentos e inquietudes profundas y con la misión que cada uno tenemos en esta rica experiencia que llamamos vida. Sin dudas de esa manera estaremos más cerca de la felicidad y la realización personal.

©Pablo Rego
Profesor de Yoga
Terapeuta holístico
Diplomado en medicina Ayurveda de India.