15 abr. 2009

Pranayama


El Prana es energía.

Esta energía se encuentra en todos lo que Es, manifestada de diferentes maneras. Los cuerpos densos como la materia o los sutiles como el aire tienen su propia relación y contenido de Prana.

El prana también reside en el ser humano, claro está, manifestándose como su propia energía vital e ingresando desde el exterior a través de los alimentos, pero sobre todo del aire que respiramos.

PRANAYAMA: prana + ayama (ayama= control)

Gran parte de los ejercicios de pranayama tiene sus herramientas de ejecución en el aparato respiratorio, pero los efectos que causan estos ejercicios -realizados con los músculos, conductos y receptores relacionados con aparato respiratorio- van más allá de este aparato biológico que se utiliza sobre todo como puerta de acceso y vía de comunicación entre la energía universal y nuestro cuerpo sutil o energético.

Por lo tanto las funciones de pranayama son la captación, la acumulación y el control consciente de las energías vitales pránicas en nuestro cuerpo, algo que va mucho más allá de unos “ejercicios respiratorios” y contiene las claves para conocer y utilizar de la mejor manera los canales de energía (nadis) que recorren todo el cuerpo humano en forma sutil.

Pranayama nos permite obtener muchos otros beneficios como el aumento del volumen respiratorio, lo que nos permite obtener mayores cantidades de oxígeno del aire, la limpieza del aparato respiratorio, la expulsión de CO2 de nuestro organismo, el mejoramiento de la oxigenación de la sangre, etc.
Esta disciplina dentro del yoga tiene una gran importancia ya que incorporada a la práctica diaria y utilizada durante toda la sesión, permite una obtención de beneficios de cada asana que resultan inmejorables.

Calmar la mente.

Uno de los métodos para silenciar la inquieta mente es el la respiración consciente. La respiración es controlada por el sistema nervioso. En yoga se utiliza el camino inverso, partiendo de la manifestación hasta llegar a la raíz. Por lo tanto, si controlamos la respiración llegaremos a controlar el sistema nervioso y le daremos a la mente unos parámetros diferentes a los que ella por sí sola propone, conduciéndola amablemente al silencio, mientras obtenemos todos los beneficios del pranayama a nivel energético permaneciendo atentos a nuestro microcosmos.

No hay comentarios: