28 sept. 2017

Savásana, el poder del silencio y la consciencia.


por Pablo Rego | Al realizar la “postura del cuerpo muerto” se abre un universo de experiencias que, tanto en el plano consciente como en el inconsciente, benefician la integración del ser que la practica. Savásana realizada como postura durante la sesión de Yoga ó como una relajación profunda es una de las herramientas más poderosas para conseguir relajación, serenidad y armonía energética.

Cómo practicar Savásana.

La práctica de esta postura, (que puede encontrarse escrita y pronunciada como Shavasana por su traducción desde la pronunciación del sánscrito), tiene varias dimensiones y es por ello que vale la pena su estudio en profundidad.  En todos los casos es importante tener en cuenta que vamos a darle al cuerpo físico una posición ideal para la relajación.

Si cuando estamos de pie o sentados tenemos un hábito postural determinado, cuando armamos Savásana deberemos intentar soltar todos los esfuerzos, mínimos o grandes, de toda la estructura del cuerpo.

Savásana se practica acostado sobre el suelo, con toda la zona posterior del cuerpo apoyada. Es importante observar que el mentón apunte hacia la garganta para que las vértebras cervicales estén lo más alineadas que sea posible. También es importante intentar alinear y pegar las vértebras lumbares al suelo antes de soltarse en la postura. Como vamos a soltar y a liberar el cuerpo de toda tensión separaremos un poco las piernas dejando caer los pies hacia los lados; además haremos que las palmas de las manos apunten hacia el techo, o el cielo si estamos al aire libre.

La actitud es muy importante para la práctica de Savásana, ya que no es algo tan fácil como recostarse sobre el suelo. Savásana es el arte de dejar de hacer profundamente. Por ello, la traducción literal de Savásana es “Postura del cadáver” Por lo tanto, la actitud correcta es la de soltar el cuerpo como si estuviéramos muertos.

El elemento con el que se puede jugar mientras se relaja es el peso del cuerpo. Quizá la idea de “peso muerto” nos ayude a entender perfectamente lo que hay que buscar. No es fácil, sobre todo al comienzo,  entregar totalmente el cuerpo a la fuerza de la gravedad, pero es algo que hay que aprender a hacer. Y conseguirlo es uno de los grandes desafíos de la practica de Yoga, ya que nos indica que podemos dejar la tensión y confiar en el universo y en sus fuerzas.

Por qué es importante la práctica de Savásana.

Esta postura puede practicarse antes, durante y después de la sesión de Yoga. Dependiendo de la rutina y del estilo de Yoga que estemos realizando, Savásana aparecerá más o menos veces durante la sesión, pero nunca puede estar ausente de ella.

En una sesión de Yoga clásico la practicaremos al comienzo, mientras tomamos consciencia de los estados del ser; en medio de casi todas las posturas durante un par de respiraciones y al final a modo de relajación profunda. En una sesión de Yoga dinámico la haremos luego de una serie de posturas, quizá un par de veces durante la sesión y siempre al final a modo de relajación profunda.

Savásana siempre debe estar presente en la práctica porque es un modo de ir llevando al ser al estado de consciencia que es una de las claves fundamentales de la práctica de Yoga. Abandonar esta gran y fundamental postura para conseguir un mayor dinamismo en una clase ó un entrenamiento más intenso es un grave error y es lo que habitualmente ocurre cuando la práctica de Hatha Yoga se degenera y acaba por ser un entrenamiento físico con posturas, pero sin consciencia ni atención.

Durante la práctica de esta postura se detiene todo impulso de movimiento y se deja aflorar la percepción. El cuerpo físico se autorregula y se libera de tensión. La energía que se va liberando mientras practicamos el resto de las asanas puede fluir libremente y buscar equilibrios naturales e ideales. Es cuando el prana se fija a los canales energéticos y los chakras se equilibran. Y como todo está quieto y estamos allí para percibir lo que ocurre, la práctica sostenida de la postura del cadáver resulta un gran momento de aprendizaje y consciencia para el autoconocimiento.




Savásana al final de la sesión de Yoga.

Luego de la práctica de las posturas, sea cual sea el estilo o tipo de yoga que practiquemos o la duración de la sesión, realizaremos un buen rato de Savásana. Un promedio de quince minutos puede ser lo apropiado, para una sesión de una hora de duración quizá sea diez minutos.

Es importante darle tiempo al cuerpo físico para que se relaje de verdad. No alcanza con quedarse un rato en el suelo esperando a que pasen los minutos. Es importante hacer un trabajo consciente de relajación del cuerpo, parte por parte y eso lleva su tiempo.

Además del armado de la postura, se practica la relajación minuciosa de las diferentes partes del cuerpo. Clásicamente (y muy efectivamente) se recorren las piernas desde los pies tomándose una respiración para soltar la tensión en cada parte. Habiendo soltado las piernas se recorren los brazos desde las manos hasta los hombros de igual manera. Luego se recorre palmo a palmo la espalda, desde la cintura hasta los hombros soltando especialmente la tensión en toda la columna vertebral. Se relaja el abdomen dejando que la respiración se vuelva naturalmente involuntaria, se recorre y relaja el pecho, la garganta y se libera toda la tensión en la boca, especialmente maxilares y labios, el rostro, la frente, hasta llegar al extremos superior del cuerpo en la zona alta de la cabeza.

Relajar parte por parte y tomarse una respiración cada vez para hacerlo no lleva menos de diez minutos. En ese período de tiempo, mientras entretenemos a la mente con las sensaciones del cuerpo, la actividad total del organismo, incluida la mente, va descendiendo y es así que nos adentraremos en un mundo en el que el cuerpo desaparece de nuestra percepción para quedarnos en un estado de consciencia más pura.

En ese momento, luego de soltar parte por parte el cuerpo, podremos experimentar una conexión profunda con los aspectos más sutiles de nuestro ser. Es allí cuando realmente la energía tiene la oportunidad de fluir por los espacios que el cuerpo físico relajado le va dejando. La energía liberada en una sesión de Yoga a través de la práctica de las asanas necesita un tiempo mínimo para poder fluir y encontrar naturalmente los mejores equilibrios y es en esta práctica larga de Savásana que puede hacerlo en profundidad.

Las consecuencias de realizar bien esta relajación se reflejan en las sensaciones que se crean en el interior de cada practicante, descendiendo la actividad de la mente racional y consiguiendo que se vacíe de pensamientos, disminuyendo todos los índices del metabolismo, lo que genera una profunda sensación de serenidad muchas veces conmovedora.

Savásana en medio de la sesión.

Tanto si practicamos al comienzo de la sesión, un rato, unos cinco o diez minutos, como si realizamos Savásana durante la práctica, en medio de las posturas, la actitud del cuerpo debe ser la misma que estuvimos describiendo hasta ahora. Por supuesto nos concentraremos en una rápida liberación de la tensión y realizaremos algunas respiraciones completas para ayudar al flujo de la energía y volver, cada vez, a bajar el metabolismo, sobre todo el ritmo cardiaco y las respiraciones por minuto.

Si realizamos posturas de alta exigencia física, con mayor razón detendremos todo al finalizar la asana. Si realizamos series de activación, como el saludo al sol, haremos Savásana durante un período mayor de tiempo hasta recuperar la serenidad y la consciencia sin llegar al punto de dejar enfriar el cuerpo. Si practicamos posturas de baja intensidad, podremos mantener Savásana algo menos de tiempo, como un simple pasaje entre una y otra postura.

Savásana en una sesión colectiva de Yoga.

Al final de la sesiones se debe crear un clima especial para la relajación. Cuando se practica en soledad, simplemente iremos dejando ir el cuerpo, la mente y el ritmo de la actividad hasta armar la postura y entregarnos al silencio y a la quietud total y profunda.

En una sesión guiada, una típica clase de Yoga, el instructor o profesor irá conduciendo de a poco a los practicantes hacia ese estado ideal de relajación. Es importante el clima, el silencio general, para evitar sobresaltos y, desde el punto de vista del practicante, es importante la participación activa y el respeto por todos los presentes.

Por ello, resultaría muy agresivo que en medio de la relajación sonara un teléfono móvil o que alguien, por no conseguir disminuir su inquietud interna comience a hacer movimientos o ruidos que seguramente sacarán del estado de concentración al resto de los presentes.

Por ello es importante colaborar, ser generosos y solidarios con el resto de los presentes. Si al comienzo de la práctica no conseguimos relajarnos en profundidad es importante que tengamos en cuenta que muchos de los que lo están intentando lo pueden estar logrando. Y más importante aún es aprovechar esa inercia para dejarnos llevar hacia la quietud y la calma que probablemente no llegaríamos a conseguir de otra manera.

Dormirse practicando Savásana.

Este es un tema que despierta sonrisas y comentarios durante las sesiones de Yoga. Ocurre que muchas veces llegamos a la práctica en un estado de cansancio o agotamiento producto del trajín cotidiano que nos invita a soltarlo todo, al punto de quedarnos dormidos.

Lo ideal es aprovechar la relajación para ser testigos de un estado diferente de consciencia y para ello es importante estar despiertos. Pero, sobre todo al comienzo de nuestro camino en Yoga, también eso es algo que deberemos experimentar para aprender; para ello deberemos buscar el equilibro y la sensación correcta hasta conseguir entregarnos a una relajación total sin dormirnos.

Dormirse durante Savásana es algo que puede pasar. Y si ocurre trataremos de no sobresaltarnos, sino más bien, aprenderemos a tomarlo como algo natural hasta que consigamos dominarlo.

Savásana como introducción a la meditación.

El estado que se consigue al practicar esta postura es de tal profundidad que, luego de ello, es un muy buen momento para continuar así, dejándonos llevar por la consciencia y permaneciendo en ese estado, pero más despiertos que nunca.

Si nos cuesta sentarnos a meditar, realizar una buena práctica de Savásana puede ayudarnos en mucho a serenarnos profundamente y a abrirle la puerta a la consciencia para luego realizar una meditación profunda.

Las experiencias que suelen aparecer ante nuestra percepción en medio de la realización de Savásana es un indicador de que estamos entrando en un estado de consciencia diferente en el que podemos percibir otra realidad. La aparición de luces de colores, la sensación de no tener un cuerpo, la mezcla de percepciones e imágenes que emergen del inconsciente creando un estado de ensoñación, son señales que debemos capitalizar, comprendiendo que en esos momentos estamos despertando hacia otras realidades en las que podemos quedarnos para aprender y profundizar en el autoconocimiento.

©Pablo Rego
Profesor de Yoga
Masajista-Terapeuta holístico
Diplomao en Medicina Ayurveda de India

No hay comentarios: