26 jul. 2016

Cielos celtas, la expresión auténtica de Eamonn Karran.


por Pablo Rego | “Celtic skies” es el tercer álbum de Eamonn Karran, recientemente publicado por Real Music. Es un disco sumergido en la dimensión espiritual de la música celta en el que el pianista, tecladista y compositor de origen irlandés libera su potencial artístico para comunicar su conexión con los aspectos más profundos del Ser.

Amante del piano tradicional y gran experimentador de los teclados y sintetizadores, Karran compone y crea sutiles melodías en piano, además de soportes y texturas sonoras que incluyen sintetizadores, gaita irlandesa, tambores, cuerdas y, destacándose, la voz femenina.

Con una historia de profunda búsqueda personal y ancestral, este completo artista autodidacta, ha explorado diferentes áreas y géneros de la música mientras su vida iba cambiando de apoco. El tiempo y sus experiencias en el mundo material fueron modificando su percepción para acercarlo a la vibración más sutil, hasta conseguir transformar su arte en un puente entre la naturaleza y el hombre, entre el espíritu y la música.

“Celtic skies”, suena a tierra, a bosque, a magia, a la ancestral voz de aquello que se manifiesta ante quien está dispuesto a sintonizar las notas altas de la creación. Las melodías, los arreglos, los instrumentos van recreando diversos paisajes típicos e inconfundibles del universo celta y activando otros nuevos: el sello personal del artista y su expresión única en este tiempo.

“Celtic Skies” es un disco recomendable para los amantes de la música celta y también para aquellos que utilizan la música como puente para liberar la mente y el alma, para la meditación o la calma profunda.

Cuando compras en Amazon a través de nuestros enlaces nos ayudas generando una pequeña comisión que nos permite seguir dándote este servicio ¡Gracias!



©Pablo Rego


19 jul. 2016

La intensidad de la sesión de Yoga.

©Photobucket
por Pablo Rego | La práctica es la manera de experimentar y progresar. De manera natural, con el correr de las sesiones y el  aumento del foco y la consciencia, la transformación llega al practicante. Pero hay un factor que impulsa al crecimiento en todas las áreas y es salir poco a poco de la zona de confort.

Cuando comenzamos a realizar una actividad se nos presenta una serie de desafíos lógicos que surgen de incorporar a los hechos de nuestra vida nuevas acciones que modifican nuestros estados, nuestras experiencias y la realidad concreta que transitamos.

Introducirse en la práctica de Yoga es una manera de plantearle a nuestro Ser la posibilidad de transitar nuevas experiencias y sensaciones. Naturalmente esta práctica va cambiando la relación que tenemos con nuestro cuerpo y nos va llevando paulatinamente a cambiar la manera en la que nos percibimos y percibimos el entorno.

Pero hay una dimensión en la que podemos quedar atrapados que es la de adaptar el Yoga a nuestra comodidad. Nunca se trata de forzar más allá de nuestras posibilidades, a nosotros mismos ni a los demás. Pero sí, es importante tener presente que el Yoga es una fuente de la que puede beberse hasta el infinito y siempre tendrá un pequeño gran desafío nuevo con el que podremos contar para seguir creciendo.

Concentración de energía para evolucionar en la práctica.

Sobre todo en los primeros meses de práctica, luego de la fascinación inicial experimentada por el descubrimiento de dimensiones tan reconfortantes como la relajación física y mental, o el alivio del dolor físico, en muchas ocasiones aparece una especie de contraataque de la mente que, luego de haberse visto desactivada por las sesiones de Yoga, comienza a crear nuevos conceptos utilizando las nuevas experiencias, llevándonos a la idea de querer repetir sólo lo que nos hizo sentir bien en un comienzo y evitar cualquier esfuerzo.

Por ello es importante tener presente que la sesión de Yoga debe tener una intensidad, podríamos decir, mayor a cero. Lo que no quiere decir un esfuerzo imposible ni fuera del alcance de quien practica, sino más bien, tener en cuenta que para progresar es importante buscar el límite del esfuerzo, reconocerlo, llegar hasta él concentrando nuestra energía y no como un desafío, para trascenderlo cuando sea el momento correcto.

No existe el progreso sin un mínimo de compromiso, sin la voluntad de trascender los malos hábitos o el abandono de los pasos que Yoga nos plantea desde su gran sabiduría. Y muchas veces ese es el principal desafío y el gran aprendizaje. La reestructuración de la actitud que tenemos hacia las tareas que realizamos en pos de nuestra salud física, mental y espiritual.

©Photobucket


El ritmo del progreso.

Si practicamos por nuestra cuenta tendremos que tener en cuenta las sensaciones del cuerpo, las emociones durante la práctica, el ritmo del corazón y la respiración. Si todo ello se percibe en armonía, si nunca llegamos a perder el control, entonces un milímetro más en un estiramiento, un segundo más en una postura de fuerza serán suficientes para progresar. Si el cuerpo me lo permite quizá sea mayor el umbral de exigencia, pero si llegamos al límite del dolor o de la agitación, deberemos regular la intensidad.

En una sesión guiada, el instructor o profesor de Yoga debe ser, también en este caso, una referencia al equilibrio. Cada individuo tiene su propio ritmo y tiempos, pero bien conducidos todos, podrán sincronizarse en unos tiempos y alternativas que permitan buscar la justa exigencia para cada practicante.

Aquellos entusiastas que por juventud o por falta de consciencia de sus limitaciones, aquellos que tienen una mentalidad de esfuerzos exagerados, que tienden a ser extremistas y poco tolerantes con su propio cuerpo (y muchas veces con el resto del mundo), pueden caer en la tentación de realizar una práctica demasiado intensa que pueda ir más allá de sus propios límites, terminando por lesionarse y perdiendo el ritmo del progreso armonioso que propone el Yoga.

©Photobucket
Lo que más cuesta es lo que más hay que practicar.

Quien tiene dificultad para activarse y esforzarse, deberá ser paciente y mantener la práctica con voluntad. Quién suele llevarse todo por delante e ir demasiado deprisa, deberá dejarse llevar por una cadencia menos intensa, y ese será un gran aprendizaje.

El estilo del Yoga practicado en una sesión puede ser más o menos exigente, pero nunca debe ser demasiado para quien practica, ni por exceso ni por defecto. Tanto el guía como quien busca desarrollarse en la práctica deben soltar el orgullo o las limitaciones, tanto para decidir incorporarse a un grupo como para autorizar su incorporación.

En el caso de aquellos temerarios que quieren avanzar a pasos agigantados, es preferible darse un momento a la reflexión que lamentar una lesión. En el caso de quienes tienen dificultades físicas o problemas de constancia con las actividades del cuerpo es preferible atreverse a experimentar que entregarse al miedo o a la pereza.

En todos los casos una sesión de Yoga bien estructurada deberá dar a cada uno lo que necesita, siempre en un clima de tolerancia y contención. El Yoga concibe el esfuerzo como un elemento más para conocer los propios límites que serán superados siempre mediante un clima de bienestar y alegría y nunca desde la competencia o el egoísmo.

©Pablo Rego
Profesor de Yoga
Masajista-Terapeuta integral
Diplomado en Medicina Ayurveda de India

14 jul. 2016

“Cosmic Connections Live”, lo nuevo de Deva Premal & Miten con Manose


El nuevo trabajo “Cosmic connections Live, que fue grabado durante la gira mundial 2014-2015 por el popular grupo de world-fusión Deva Premal & Miten with Manose, ofrece la oportunidad de experimentar la trascendente energía de sus conciertos en directo.

Desde sus grabaciones iniciales juntos en los 90s, Deva y Miten han sido considerados pioneros y líderes en el desarrollo de un nuevo estilo de world-fusión music, mezclando mantras ancestrales con elementos contemporáneos, lo que les permitió introducir el poder transformador y sanador de los mantras en el siglo XXI.

Deva y Miten ven a su propia música como una invitación a tomar un descanso de las incesantes turbulencias de nuestros conflictivos días conduciendo al oyente a un espacio de paz interior, harmonía y meditación. Su nuevo trabajo es otro hermoso puente con la conexión cósmica.

El “Cosmic connections Live” comienza con la movilizadora interpretación por parte de Deva del misterioso mantra sin tiempo “OM” (Deva y Miten los llaman “el sí cósmico”)  Una corta versión coral abre la grabación y una mayormente instrumental versión de diez minutos cierra la experiencia dando la oportunidad a la banda completa de brillar instrumentalmente. En medio de eso se desarrolla un viaje encantador a un mundo místico que incluye mantras previamente disfrutados por los fans de las grabaciones en estudio que aquí han sido reversionados y grabados en vivo, incluyendo el mantra “Nam Myoho Renge Kyo”, “Om Kumara” y “Mangalam".

Estos antiguos mantras están incrustados en los paisajes sonoros de fusión Este-Oeste que se elevan con las voces trascendentes mezcladas con notas luminosas del bansuri, cortesía del maestro nepalí Manose. Entre los sanadores e inspiracionales mantras, Miten aporta intimidad y profundidad con sus baladas (“White Cloud White Swan” and “Native Son”) dando equilibrio a la propuesta musical.

Deva toca tanpura y teclados, Miten agrega guitarra y a Manose se lo puede oír tocando la flauta de madera bansuri. Los tres cantan. El trío se une a otros maestros de la música en estos conciertos de colección, como Joby Baker (bajo, percusión y voz) y Spencer Cozens (piano y teclados) que se suman a otros invitados especiales. Además participan de manera destacada público de los conciertos de Budapest, Frankfurt, Edmonton, Bath y Ámsterdam.

Durante sus años juntos, el dúo Deva Premal & Miten, ha presentado su música alrededor del mundo, desde New York hasta Los Ángeles, desde Buenos Aires hasta Río de Janeiro, desde Moscú hasta Kiev y Tel Aviv, desde la prisión de San Quintín a conciertos en halls de toda Europa, proveyendo esos mantras tradicionales trascendiendo todo tipo de culturas y límites religiosos. En los últimos tiempos Manose se suma al dúo aportando el sonido del bansuri de una manera magistral, aportando un ambiente único a las versiones.

Cuando compras en Amazon a través de nuestros enlaces nos ayudas generando una pequeña comisión que nos permite seguir dándote este servicio ¡Gracias!


13 jul. 2016

Paro de cabeza - Shirshashana - videoclase.

Pablo Rego explica en profundidad y paso a paso la técnica para realizar el "Paro de cabeza" o Shirshasana; mítica postura de la práctica de hatha Yoga.

   



7 jul. 2016

"Despierta (Awake)" documental sobre la vida de Yogananda.


"Awake" ó "Despierta" es un documental dedicado a la vida y las enseñanzas de Paramahansa Yogananda, autor del clásico espiritual "Autobiografía de un yogui" que vendió millones de ejemplares en todo el mundo y aún hoy es considerado como un libro de referencia para buscadores, filósofos y entusiastas del yoga. El material incluye entrevistas, una imaginería metafórica y narraciones.

Durante el mes de julio se está estrenando en España en versión doblada al español que cuenta con la gran voz del artista Rafael Álvarez El Brujo como narrador principal.

Se proyecta en as salas de los cines Yelmo de las principales ciudades. Se puede consultar la próximas sesiones en www.antropodocs.com/awakeyogananda/ , en www.yelmocines.es/ ó en www.youfeelm.com

Durante el mes de agosto se estrenará a través de visionado online en vod.antropodocs.com y durante septiembre se estrenaré en Portugal.


Sinopsis 

El documental nos lleva de las ciudades santas en la India a la Divinity School de Harvard, con su laboratorio de física cuántica; del Centro para la Ciencia y Espiritualidad en la Universidad de Pennsylvania a un Centro Chopra en Carlsbad, California. 


"Awake" es la historia del anhelo constante de la humanidad: la búsqueda universal hacia la liberación del sufrimiento y en pos de la eterna felicidad. El documental, filmado durante tres años con la participación de treinta países de todo el mundo, explora la razón por la que millones de personas han vuelto su atención hacia dentro, en busca de la autorrealización.







Premios 


Premio del Público: Illuminate Film Festival, Arizona.
Premio de Cine Espiritual: Maui Film Festival, Hawai.
Premio Conscious Lifedel Conscious Life Expo, Los Ángeles.
Selección Oficial del Seattle International Film Festival.
Selección Oficial del Tel Aviv Spirit Film Festival.
Selección International Women´s Festival de Afganistán.


Ficha técnica 


Directoras: Paola Di Florio y Lisa Leeman
Productora: Counterpoint Films
Duración: 86 minutos
Idiomas: Inglés, Español Audio: 5.1 Surround

Fuente y más información en www.antropodocs.com/awakeyogananda/

La película está disponible en varios formatos en Amazon




Cuando compras en Amazon a través de nuestros enlaces nos ayudas generando una pequeña comisión que nos permite seguir dándote este servicio ¡Gracias!





5 jul. 2016

El profesor de Yoga.


por Pablo Rego | Los títulos son importantes para acreditar el conocimiento de las técnicas. En Yoga se cuentan también las horas de práctica ya que para transmitir esta disciplina es fundamental la experiencia en la materia. La propia consciencia y la responsabilidad son fundamentales para alcanzar el estado mínimo necesario para enseñar o guiar una sesión.

Hay distintos niveles de práctica y también de formación. Instructores, profesores, sirommani, acharya, etc., son el título de reconocimiento de la comunidad yóguica de las distintas escuelas o asociaciones para determinar el conocimiento de cada practicante convertido en guía de una sesión luego de un curso de formación.

En el presente, el auge del yoga va creando un flujo ascendente en el número de guías. Las estructuras curriculares, tanto como las de las escuelas que las desarrollan, van creando, al mismo tiempo, una contradicción entre el espíritu del sabio Maestro que transmite con profundidad una disciplina espiritual y el conocimiento superficial de quienes recién comienzan a practicar y ya se están formando para transmitir el Yoga.

Antes de compartir hay que cultivar

Tanto en el caso de estar preparándonos para enseñar como ante la búsqueda de alguien con quien realizar un a práctica, es fundamental, en Yoga, tener presente que antes que compartir hay que cultivar.

Si el profesor, instructor o maestro no ha cultivado lo que comparte en su práctica cotidiana durante un período de tiempo suficientemente largo como para madurar los conceptos y adquirir sabiduría difícilmente podrá transmitir estos valores y guiar a buen puerto a los practicantes que lo sigan.

La sabiduría es aquello que se construye fusionando la experiencia con el conocimiento. Por ello la templanza, la actitud observadora, el lugar de servicio que ocupa un guía real durante una sesión de Yoga, aparecerá naturalmente en la sadhana como fruto del proceso de apreciación del conocimiento aplicado a la práctica y el aprendizaje surgido de ello.

Foto ©Photobucket
La atención, la contención y el cuidado.

Cuando las personas se acercan a un guía de Yoga tienen la mejor predisposición para que durante la sesión ocurran las mejores experiencias. Incluso cuando alguien tenga dificultades para relajarse, dejarse guiar o confiar, tarde o temprano espera que eso ocurra ya que, en su interior, está deseando poder liberarse de esas limitaciones.

Por ello es muy importante que el clima que reine en el lugar sea de respeto y mucho cuidado con cada ser y su mundo interior. No se trata de circunspección o acartonamiento vacuo, se trata de la consideración de cada presencia y que las indicaciones y la transmisión del conocimiento estén impregnados de tolerancia y comprensión hacia el otro.

Las personas se adentran en la práctica confiando porque es natural esa actitud en Yoga. Esto trae consigo una gran responsabilidad por parte de quien se coloca al frente de una práctica, ya que un corazón abierto y predispuesto a recibir es vulnerable a las malas energías o trampas del ego y por ello se debe ser extremadamente cuidadoso y respetuoso con cada ser.



La demostración y la corrección.

Muchas veces ocurre que un instructor se cierra en su propia práctica y se transforma en una imagen de sí mismo que pretende deslumbrar con su destreza. Nunca alguien que lleva muchos años de práctica o que tiene un cuerpo físico favorecido por el tiempo o la genética, debe forzar o exigir a un practicante a hacer lo que él hace, sino, más bien, debe observar y comprender a cada practicante para ayudarlo a evolucionar en su propio camino.

En todos los casos es importante que la relación entre la muestra y el ejemplo, la corrección y la transmisión de conocimientos y técnicas  sean equilibradas. Un profesor debe encontrar el momento, el día y la mejor manera para explicar y mostrar una asana o ejercicio determinado, pero también acompañar y corregir con el solo objetivo de ayudar al practicante a encontrar su mejor postura posible, ese día, en ese momento.

Foto ©Photobucket
El ritmo dentro de la sesión

Aún cuando la sesión de Yoga es un espacio para la desconexión de la intensidad del mundo cotidiano, quien guía la práctica es parte de ese mundo y puede ocurrir que situaciones del mundo exterior ingresen a la sala de Yoga de su mano. Lo mismo ocurre con los practicantes, pero es responsabilidad del profesor o instructor liberar la atmósfera de circunstancias ajenas a la práctica.

Por ello es fundamental que el guía utilice todos los recursos a su alcance, todo lo que ha aprendido durante su propia sadhana, para evitar que los asistentes a la sesión se inquieten por situaciones creadas por él mismo.

Fundamentalmente, lo que debe mantenerse limitado, en todos los casos posibles, es la presencia de los ritmos de la mente, tanto del instructor como de los practicantes. Y eso se consigue percibiendo la sesión y sus tiempos, administrando el tiempo mental del reloj de una manera lateral, sin prisas ni tratando de meter ejercicios en un tiempo determinado o llenar ese tiempo de cualquier manera.

Los tiempos de la mente marcan casi todas las actividades concretas de nuestra sociedad. En la sala de yoga, el profesor debe llevar todo al ritmo del cuerpo o de las emociones, creando un clima calmado y pausado, pero no por ello aburrido o soporífero.

La formación

No sólo es importante asistir a una escuela de formación. El compromiso y la confianza en nuestro maestro interior, la constancia y la práctica personal son tan importantes como encontrar una guía que nos ayude a adquirir conocimiento. El título de profesor, instructor, siromani o acharya sin haber adquirido elementos como la consciencia en nuestras propias rutinas de poco servirá al momento de transmitir lo que hayamos conseguido aprender.

Es importante no tener prisas para comenzar a enseñar, dejar que el conocimiento decante, que lo que seamos capaces de transmitir tenga un mínimo de estacionamiento en nuestro interior y que el tiempo que le dediquemos a nuestra propia práctica sea suficiente como para equilibrar conocimiento y experiencia.

Sólo cuando seamos capaces de percibir la transmisión de lo aprendido desde un lugar de humildad, amor y comprensión del otro, estaremos listos para ponernos al frente de una práctica. Percibir esas cualidades en un guía es una buena señal para concluir que ese ser está preparado para ayudar a otro a evolucionar en Yoga.

Pablo Rego
Profesor de Yoga
Masajista-Terapeuta integral
Diplomado en Medicina Ayurveda de India