31 oct. 2015

Nuevo álbum de uno de los pioneros de la New Age

Nuevo México, EE.UU.- Deuter presenta su nuevo trabajo titulado Illumination of the heart (Iluminación del corazón) a través de New Earth Records. Este músico alemán que reside desde los 80s en el desierto de Nuevo Méjico, en EE.UU.,  crea su música en un entorno natural, aislado, experimentando su mundo interior y manifestando sus vivencias en forma de un universo e sonidos decididamente espiritual.

Illumination of the heart es un repaso por la experiencia personal de Deuter, un viaje en su propio tiempo y  a la vez un viaje por el mundo y el universo, resonando con expresiones inconfundiblemente orientales o nativas y al mismo tiempo, representando el espacio habitado por la Tierra, la luna o las estrellas. 

El músico alemán, que vive en medio de un bosque como un monje-ermitaño en una casa-estudio en la que desarrolla su vida cotidiana, toca una variedad de instrumentos como flauta, teclados, chelo, piano y guitarra que mezcla con sus propias voces como un instrumento extra para agregar un sonido puramente humano y conectar así con el corazón del oyente. Su música es una fusión de lo sagrado, la naturaleza, diferentes aspectos de la humanidad, de su espiritualidad, distintas épocas humanas, el chamanismo, el espiritualismo esencial. Todo fluye por el arte de un hombre que convive, fluyendo con sus propios ritmos naturales y creando música rodeado del hábitat del bosque con el cielo de testigo.

Deuter es uno de los creadores de un género que en su día fue una expresión sin antecedentes y que con el correr de los años forma parte de un ámbito suficientemente identificado, como es la música New Age.  Desde su primer álbum editado en 1971 lleva más de sesenta.

Este músico alemán lleva consigo experiencia en el mundo de la música, como intérprete y como creador, en el más amplio sentido de la palabra. En su música puede notarse su sonido original, el de los comienzos del género, la primera forma en la que los músicos de New Age comenzaron a expresar la espiritualidad en occidente.

Desde sus comienzos Deuter ha compartido sus vivencias  como artista con su práctica dentro de disciplinas espirituales. Ha viajado por Asia y transitado diferentes caminos de muy variadas  culturas. Su música está inevitablemente relacionada con la práctica de la meditación, de disciplinas que buscan alcanzar la salud holística, el positivismo mental, actividades armonizadoras, etc.

Illumination of the heart es la expresión actual de un ser atravesado por la vida, por la música, por la riqueza de la experiencia y por la búsqueda del espacio sin tiempo del mundo interior.

Compra "Illumination of the heart" en nuestra tienda de Amazon España

Compra "Illumination of the heart" en nuestra tienda de Amazon USA

                  

23 oct. 2015

¿Qué me impide comenzar a practicar Yoga?

por Pablo Rego | La frase “voy a ir a yoga” es más popular que “practico yoga” Aunque muchos millones de personas en Occidente practican Yoga a diario y se benefician de ello, es mucha más la gente que lo ignora, lo juzga prematuramente y lo prejuzga sin saber ¿A qué se debe esto? A que es difícil transformar el pensamiento en acción cuando la mente tiene el control de nuestras vidas.

Y no sólo pasa con aquellas personas que quieren empezar y no lo hacen, también ocurre con los practicantes que, habiendo comenzado, habiéndose beneficiado y siendo conscientes de los muchos efectos positivos del Yoga, crean un estado de costumbre en sus mentes que los lleva a abandonar la práctica, para luego volver al estado de la partida.


El impedimento reside en la mente y sus manifestaciones son la pereza, las múltiples justificaciones como el no tener tiempo, la gente que sí va o no va, que si es aburrido, que si es muy exigido, que si muy suave, que si muy difícil, que si la clase es tarde o temprano, no poder dejar de estar conectados a rutinas inútiles, no poder dejar de cuidar algo o a alguien y muchas más.

La mente crea unas estructuras muy fuertes que son muy difíciles de cambiar. Cuando decimos “voy a ir a yoga” es porque en alguna parte de nuestro ser sabemos que debemos hacerlo, que nos va a ayudar, que nos va a hacer bien, ya sea porque nos lo recomiendan una y otra vez, amigos o terapeutas como médicos y psicólogos, ya sea porque internamente estamos hartos de recaer en los mismos estados tóxicos (emocionales, físicos, mentales, etc.) que sabemos que debemos cambiar.

Pero las cadenas creadas por el tiempo en la mente son tan fuertes que no podemos dar el paso de comenzar a hacer una actividad que nos va a transformar hasta el punto de ayudarnos a resolver problemas antiguos muy arraigados en nuestra conducta y muy nocivos para nuestro bienestar.

Ciertos conceptos sociales e individuales nos van llevando a determinados estados, sin darnos cuenta. El estrés, el sedentarismo, el trabajo, la crianza de los niños, el consumo de televisión o excesivo uso de la computadora o el teléfono, la inactividad física en pos de utilizar más aún la mente para hablar y comer en exceso y muchos otros malos hábitos, ayudan a la mente a construir unas prisiones de las cuales no podemos salir. 

Una vez allí, la mente sabe que trayendo a nuestra presencia ciertas ideas todo nuestro ser se someterá a ella y recreará los hábitos, degradando nuestra salud lenta y paulatinamente.

Cuando decimos “voy a hacer yoga”, al instante siguiente la mente trae unos pensamientos compensatorios y nos da a elegir un sinfín de excusas, hasta que alguna funciona y volvemos al estado anterior a haber dicho la primera frase. Así, permanecemos en el lugar tóxico que la mente necesita para seguir teniendo el poder sobre todo nuestro Ser.

Y ¿por qué la mente se resistiría a que practique Yoga? Porque el Yoga desactiva a la mente, modera su influencia sobre el Ser y así es posible realizar otras acciones para que otros aspectos de nuestro Ser más completo se puedan manifestar, como por ejemplo las emociones o la creatividad. 

Por lo tanto, si sentimos la necesidad de comenzar a practicar Yoga y observamos que no podemos pasar de la frase “voy a hacer Yoga” o “tendría que hacer Yoga” o que luego de años de querer comenzar al poco tiempo dejamos de darnos ese tiempo para nosotros mismos, deberíamos observar todo el proceso, lo que ocurre a nivel mental cuando nos proponemos comenzar a practicar una actividad que nos va a hacer bien desde diferentes puntos de vista.

Si la clase es muy lenta o muy fuerte, si los compañeros no me gustan, si me da pereza aprender a desarmar los traumas de mi vida, si cualquiera otra actividad tóxica gana la pulseada a mi práctica de Yoga, debemos entender que son todas excusas creadas por la mente para evitar que nuestra Voluntad se manifieste libremente, aún sabiendo que debemos hacer algo para estar mejor, aún siendo conscientes de que hay cosas en nuestra vida que no nos gustan, que deberíamos cambiar, aún sabiendo que Yoga nos va a hacer bien.

Yoga desactiva las estructuras mentales ayudándonos a entender estos procesos, a través de los ejercicios físicos, de respiración, a través de las relajaciones y luego de la meditación. Esta actividad milenaria, mucho más sabia que cualquier practicante, profesor o maestro, es capaz de revolucionar todo nuestro Ser hasta conseguir, poco a poco, transformarlo y destruir las cadenas mentales que nos atan a los hábitos nocivos para dar paso a la conciencia, a la libre voluntad y a la sabiduría que reside en todos y cada uno de los Seres humanos.

Por ello, no darle la oportunidad al Yoga de ayudarnos a reparar nuestros equilibrios internos o apurarnos a juzgar sus efectos o el trabajo de los profesionales (los que conocen bien la actividad y se ocupan de transmitir sus programas) abandonando prematuramente la práctica, es dejar que la mente siga gobernando nuestras vidas, alejándonos de un equilibrio natural que nos asegura la serenidad en muchos aspectos y de la felicidad.

©Pablo Rego
Profesor de Yoga
Masajista-Terapeuta integral
Diplomado en Salud Ayurveda



10 oct. 2015

KuTumba, música de fusión como puente para la introspección

Victoria, Australia - Sacred Earth es el nombre del dúo que conforman Jethro y Prem Williams, quienes forman parte de una raza de artistas-espiritualistas que integran disciplinas de armonización espiritual con la práctica y el amor por la música. El matrimonio residente en Australia crea desde su práctica cotidiana una propuesta musical que les permite abarcar la dimensión del sonido como puente para comunicar y comunicarse con otros. KuTumba es el nombre de su más reciente álbum, el noveno de su carrera discográfica con Real Music de EE.UU.

Prem canta y versiona sagrados y tradicionales mantras que interpreta desde la profundidad de éstos pequeños textos originarios de la cultura védica que representan un camino hacia la Consciencia. Jethro es el responsable de crear un ambiente sonoro tocando instrumentos de diferentes partes del mundo, sobre todo flautas como  shakuhachi (flauta japonesa), bansuri (flauta de la India), “silbato” irlandés y flautas de registro bajo, a lo que agrega guitarra acústica y percusión. Jethro también aporta pinceladas de su voz que armoniza completamente con la voz protagonista de Prem.

Para Sacred Earth la música se funde con la práctica espiritual. Así ocurre desde hace milenios con diferentes manifestaciones originarias alrededor del mundo y Jethro y Prem Williams rescatan esa función del sonido, creando espacios físicos alrededor del mundo en los que poder reunirse para, a través de la música, conectar con las dimensiones sutiles de la experiencia humana.

Los sonidos impresos en el álbum remiten inevitablemente a un estado humano, no sólo a oriente sino también a una época chamánica de China, India, Medio Oriente o del mundo Celta. La estética, los sonidos y las armonías utilizadas son una fusión que representa una energía, un estado evolutivo del ser humano que retrotrae o rescata cierta esencia o chispa esencial sagrada.

Jethro Williams, además de su formación musical, lleva consigo la formación en masajes terapéuticos chinos, medicina china, artes marciales y shiatsu, luego de su primera experiencia de profunda paz interior al transitar un retiro de 10 días de meditación silenciosa. Su deseo de compartir esta experiencia con otros lo llevó por un camino casual que incluyó aprender a tocar flautas, la gira con el grupo Spirit Dance y la formación para convertirse en instructor de yoga que realizó junto a Prem.

Prem Williams pasó muchos años en la escena de los festivales populares empuñando un tambor y una guitarra, relacionándose con un mundo que no la completaba, más allá de la diversión circunstancial o superficial. Un día, sola en su casa, dejó que emergiera de ella un canto natural que difería de lo que solía cantar habitualmente. Prem experimentó una sensación profunda quela conectó emociones internas y con la consciencia de la Madre Tierra. Prem, que también toca teclados, guitarra y armonio, se introdujo en el mundo de los Mantra (cantos devocionales) y descubrió que también podía expresar una multitud de emociones humanas a través de las lenguas antiguas como el hebreo y el sánscrito.

La expresión de Sacred Earth sale del corazón, inspirados en la Madre Tierra y es allí donde resuena. KuTumba es una síntesis cuidada de canciones, mantras y sonidos interpretados con una inspiración sagrada, que éste dúo y matrimonio australiano nos ofrece para crear climas ideales en momentos o actividades de prácticas introspectivas.


        

7 oct. 2015

La estructura energética del cuerpo, sus principios, equilibrios y desequilibrios.


©freeimages.com
por Pablo Rego | La estructura energética del cuerpo sutil humano tiene polaridad. Por la frecuencia vibratoria de la energía el lado inferior del tronco (perineo) y su ramificación hacia la tierra (piernas) es el lado negativo, yin, femenino, mientras que el área superior (cabeza superior, coronilla) el polo positivo, yan, masculino; se determinan así unos polos relativos de los cuales, dentro del sistema energético, la zona superior del cuerpo es más positiva que la inferior.

Siguiendo las leyes de la física, durante la vida de un ser la energía va recorriendo el cuerpo a través de canales energéticos (nadis), conectando ambos polos y creando un circuito bioeléctrico y un campo bioelectro magnético (aura)

Cuando la energía no fluye libremente los centros de energía (Chakras) se desequilibran, descargándose o sobrecargándose, produciéndose desequilibrios sutiles y luego enfermedades a nivel físico.

Cada Chakra (centro de energía con forma de rueda) tiene un nivel de energía que debe estar equilibrado en relación a sí mismo y a los otros. Como cualquier sistema debe haber una relación de equilibrio y armonía en cada nivel en particular y en todo el sistema en general.

Los polos positivo y negativo de nuestra estructura energética van moderándose hacia el interior. Así como el polo superior va volviéndose un poco menos positivo a medida que va descendiendo en la posición del cuerpo, el polo inferior se va volviendo menos negativo mientras va subiendo.

Si uno o más centros de energía se desequilibran, descargándose o sobrecargándose de energía, la zona del cuerpo cercana a ese Chakra que produce sus procesos se verá influenciada por la vibración de la energía en la zona. Al desequilibrarse la intensidad y vibración de la energía en una zona en particular, la influencia sutil, creará una disfunción en el cuerpo físico en esa zona, creando un desequilibrio que llamaremos síntoma (dolor u otro), somatización o enfermedad.

Éstos desequilibrios suelen comenzar por razones emocionales (tristeza, ira, miedo, etc), circunstanciales o crónicas, que afectan a zonas específicas del cuerpo dependiendo de la relación que tengamos, además, con el objeto que las produce.

Cómo afectan estos desequilibrios a la conducta

Cada Chakra se manifiesta en nuestra conducta influyendo en la forma en que utilizamos el cuerpo. Por ejemplo, si el Chakra de la zona de la garganta se desequilibra se afectará nuestra comunicación, creando desde una disfonía, un dolor de garganta hasta problemas cervicales o verborragia.

Los centros de energía se modifican por las emociones y al mismo tiempo las emociones modifican la conducta. Los hábitos conductuales de nuestro ser van influyendo en el cuerpo físico y construyendo un aspecto y un mundo de hábitos que van definiéndonos y afectándonos cada día.

Los siete centros de energía principales tienen unas características que se encuentran ampliamente estudiadas y extensamente explicadas por diferentes textos disponibles. Para ejemplificar el caso que estamos tratando aquí diremos que:

El Chakra raíz (1º), ubicado en la base del tronco, rige y se modifica con las cuestiones relacionadas con lo más esencial para la vida material de nuestro ser (por ejemplo, casa y comida, trabajo, etc.)

El Chakra sexual (2º), ubicado un poco por encima del raíz y debajo del ombligo, rige y se modifica por las cuestiones relacionadas con el sexo, la reproducción y la manifestación creativa. La vida es creación que surge de la actividad sexual,  y también lo es todo aquello que podamos crear en el mundo de la materia.

El Chakra “plexo solar” (3º) se encuentra en la parte alta del abdomen, allí donde duele cuando nos presentamos en público con temor, un poco por encima del ombligo, donde el diafragma crea el permanente movimiento de la respiración. Este Chakra rige y se modifica por las cuestiones relacionadas por nuestra capacidad de desarrollar nuestro ser. Es el centro del poder personal.

El Chakra “emocional” (4º) es el del centro del pecho y se modifica y rige todo lo relacionado con el amor universal.

El Chakra de la comunicación (5º) está en la garganta y se relaciona con la comunicación del ser. Tanto lo que expresamos como lo que somos capaces de aceptar que nos digan afecta este centro de energía y su buen o mal funcionamiento nos permitirá comunicar emociones y deseos de manera natural, sin conflictos; y aceptar lo que tengan los otros para decir.

El 6º Chakra es la casa de la intuición. Está en el centro de la cabeza y funciona más allá de los pensamientos y de la actividad de la mente, como el regidor de todo el sistema de Chakras. Si liberamos la intuición silenciando la mente, por ejemplo a través de la meditación, conseguiremos el funcionamiento pleno de la consciencia, por lo que este centro se  armonizará y proyectará su armonía a todo el sistema de manera natural.

El Chakra corona (7º) está ubicado en la zona más alta del cuerpo, en la coronilla, la última zona en cerrarse cuando somos recién nacidos. Éste es el polo espiritual o en mayor conexión con las energías sutiles del Universo. Su frecuencia es la más alta de todo el sistema y rige y modifica las cuestiones relacionadas con el libre albedrío.

Los Chakras se desequilibran en pareja

Como decíamos al comienzo, en todo el sistema de Chakras hay una polaridad y cuando se produce algún desequilibrio el sistema busca compensar la falta de uno con exceso en el otro.

Las parejas energéticas del cuerpo son: chakra raíz (1º) y corona (7º) (ambas polaridades extremas), chakra de la comunicación (5º) y sexual (2º) (un poco más adentro en el cuerpo) y los dos centrales el chakra plexo solar(3º)  y el emocional (4º). El chakra de la intuición (6º) rige a todo el sistema y funciona con su propia gravedad e independencia.

Por lo tanto cuando un centro de energía se desequilibra hacia abajo, descargándose, su pareja se desequilibra sobrecargándose y viceversa.


Cómo funciona el desequilibrio y cómo éste se manifiesta en nuestra vida.

Chakras 1º y 7º:

Si el Chakra raíz se desequilibra por falta de energía, posiblemente sufriremos escasez material en nuestras vidas o miedo a la escasez (físicamente problemas lumbares, ciática)  y al mismo tiempo, en el otro extremo, por exceso en el corona, se desarrollarán muchas ideas relacionadas con lo fantástico, asumiendo una mayor capacidad de elegir que la que podemos concretar en el mundo material y viceversa, si estamos por demás en un mundo fantástico en el que podemos elegir más de lo que realmente podemos, nos costará resolver los temas de la subsistencia básica de la vida.

Si por el contrario si el Chakra raíz se desequilibra por exceso de energía, posiblemente sufriremos de exceso de recursos o cosas, creando obsesión por lo material ó en el cuerpo un reflejo de exceso como sobrepeso, mientras que el Chakra corona, en el otro extremo estará bajo de energía y no podremos decidir nada espiritual sino que quedaremos a merced de nuestros deseos materiales. El libre albedrío en este caso se verá condicionado por lo material y nos costará tomar decisiones correctas para desarrollarnos más completamente, más libre y espiritualmente.

La relación con la materia es inversamente proporcional al libre albedrío.

Chakras 2º y 5º

Si el Chakra sexual se desequilibra por falta de energía nuestro mundo creativo será muy pobre. 

También, por supuesto, afectará a nuestro mundo sexual, tanto en la forma en la que nos podemos relacionar con nuestra propia sexualidad como en las relaciones que tengamos con un otro. La energía sexual es una fuente poderosa que canalizada correctamente puede ser utilizada como medio para sanar y desarrollar todo nuestro mundo espiritual. Del otro lado de esta pareja de Chakras tenemos al  de la comunicación, en la garganta, que si encuentra que su pareja está faltante de energía se desequilibrará por exceso, creando demasiada comunicación, desarrollando la energía crítica, hablando por  demás.

La falta de actividad sexual puede hacer disminuir los niveles del Chakra correspondiente, creando una cantidad de problemas en el área del sistema linfático de la zona inferior y al mismo tiempo un exceso de hablar y criticar en el otro polo.

Si por el contrario el Chakra sexual está desequilibrado por defecto, podremos desarrollar obsesiones en el mundo del sexo o utilizar la energía creativa en lugares equivocados trasgrediendo las normas de la física universal, mientras que en ese caso, nos costará decir y aceptar lo que otros nos dicen por deficiencia de energía en el 5º Chakra.

La energía sexual es inversamente proporcional a la comunicación

Chakras 3º y 4º

Si el Chakra plexo solar, donde se manifiesta el poder personal, está desequilibrado por defecto de energía, tendremos baja la autoestima y sufriremos de miedo e inseguridad , problemas en los riñones e intestinos, mientras que, en el otro polo, el Chakra emocional exacerbado hará que nos brindemos a los otros en demasía, descargándonos y deprimiéndonos.

Si por el contrario el 3º Chakra está sobecargado, tendremos una actitud de exceso de confianza y omnipotencia, forzando situaciones riesgosas para nosotros mismos ó perjudicando al prójimo,  mientras que el cuarto Chakra se verá afectado por una gran dificultad para expresar amor y brindarnos a los demás. Desde el punto de vista físico sufriremos de rigidez en la zona del tórax, dificultad para respirar, ansiedad y opresión en el pecho.

El poder del yo es inversamente proporcional al amor.


                 

Desequilibrios y cómo equilibrarse

Así como los Chakras tienen una influencia directa y esencial en el cuerpo físico, afectando las funciones de las partes del cuerpo relacionadas con su centro de energía, el hecho de movilizar el cuerpo físico, influye fuerte y directamente sobre los Chakras, por lo que si realizamos actividades concretas en zonas específicas del cuerpo conseguiremos armonizar o desarmonizar ese Chakra.

Desde el punto de vista del Hatha Yoga, las asanas (posturas) y rutinas que se realizan en una sesión suelen estar (y deben estarlo) relacionadas con los diferentes Chakras para que, al momento de tomar una sesión de Hatha Yoga (o yoga del cuerpo), nuestros centros liberen la energía excesiva o se recarguen si les falta, consiguiendo que al finalizar una sesión, y cada vez más, al sostener una rutina de sesiones en el tiempo, nuestros centros se armonicen y podamos percibir cada área de nuestro desarrollo en su justa medida, beneficiándonos de una relación armónica (armonía) entre los diferentes centros, viviendo la existencia con un amplio margen de estabilidad emocional, material, sexual, creativo, tomando la mejores decisiones para nuestro desarrollo, comunicando nuestras inquietudes o emociones correctamente y recibiendo el mensaje del otro sin conflictos y brindándonos a los demás de manera constructiva sin especulaciones y sin perdernos por ello de nuestro centro espiritual.

Pablo Rego
Profesor de Yoga
Masajista-Terapeuta Integral
Diplomado en Salud Ayurveda