30 mar. 2009

Suryanamaskar (Surya=sol; Namaskar=saludo: Saludo al Sol)


por Pablo Rego | El Saludo al sol constituye siempre la preparación ideal para la serie de asanas: calienta los músculos y los condiciona con miras a su estiramiento durante las posturas, y constituye un precioso ejercicio para el occidental, con demasiada frecuencia un sedentario que no tiene casi ocasión de hacer trabajar la musculatura.

Esta combinación de asanas constituye un ejercicio completo y puede ser ejecutada fuera de la sesión diaria de asanas, por cualquier persona y en un espacio reducido. La práctica de Suryanamaskar sostenida en el tiempo ofrece una enorme cantidad de beneficios en diferentes niveles de nuestro ser.

Universo interior

Exteriormente suryanamaskar se parece mucho a la gimnasia, y sin embargo, desde el punto de vista de la actitud interior existe una gran diferencia. La gimnasia y los deportes son actividades físicas extravertidas, orientadas hacia el mundo exterior, en tanto que el yoga comunica al practicante con su universo exterior.Una vez asimilada la técnica, el adepto apartará la atención de la ejecución material del ejercicio para interiorizarse en su cuerpo, para sentir el movimiento de la columna vertebral, su aliento y estar presente en su universo físico.

Ritmo

El saludo al sol tiene una característica importante a destacar que es el ritmo. Desde el comienzo, en su aprendizaje, puede ser practicado deteniéndose en cada movimiento para luego ser concatenados los unos con los otros. Una vez internalizado el movimiento se propone una aceleración del ritmo, hasta llegar a practicar los 12 movimientos que lo componen en 20 segundo, del que se obtendrá todos los beneficios de esta serie.

Diferentes formas y estilos

Si bien la forma más conocida del Saludo al sol es la difundida por todos los rincones de occidente a partir de la serie practicada por Swami Sivananda en Rishikesh, existen muchas formas y variantes, aunque el objetivo sea siempre el mismo y la mayor o menor complejidad apunte a profundizar sus efectos en el practicante. Cierto es que en los tiempos que corren se buscan variaciones y propuestas creativas. Sin dudas el yoga las ofrece, pero se puede echar mano de ellas en la medida que el practicante profundice en la práctica.

Beneficios

Como todo en yoga, cuando se habla de beneficios, se tiene en cuenta la práctica a consciencia y la entrega. En mayor o menor medida se obtendrán beneficios de cualquier asana o serie de asanas, pero cuanto más se profundice mejores y mayores serán los resultados que se obtendrán.

Entre los múltiples beneficios que ofrece la práctica de Suryanamaskar podemos destacar varios:

• Tonifica el sistema digestivo dilatando y comprimiendo sucesivamente el abdomen; proporciona un masaje en las vísceras; activa la digestión, elimina el estreñimiento, evita la dispepsia. Refuerza el cinturón abdominal y mantiene así los órganos en su lugar.

• Ventila los pulmones a fondo, oxigena la sangre y desintoxica, gracias a la expulsión masiva de CO2 y otros contaminantes.

• Aumenta la actividad cardiaca y la irrigación sanguínea de todo el organismo.

• Tonifica el sistema nervioso gracias a las elongaciones sucesivas de la columna vertebral.

• Estimula y normaliza la actividad de las glándulas endócrinas.

• Refresca y satina la epidermis.

• Mejora la musculatura de todo el cuerpo: cuello, hombros, brazos, muñecas, dedos, espalda, riñones, cinturón abdominal, muslos, pantorrillas, tobillos, etc. Suprime los barriletes adiposos, especialmente la grasa “de lujo” del abdomen, caderas, muslos, cuello y mentón. Aumenta la inmunidad a las enfermedades reforzando el terreno.

©Pablo Rego
Profesor de Yoga
Masajista-Terapeuta Holístico
Diplomado en Medicina Ayurveda de India

1 comentario:

Anónimo dijo...

excelente exolicacion,,,muy util,,,,gracias,,,namaste,,,sol